Fundación España Activa

Prensa


Lissavetzky asume el máximo cargo de la fundación, que persigue una sociedad más activa, coincidiendo con los 700 días de actividad de la misma

Numerosas personalidades se han dado cita este miércoles en la sede del Comité Olímpico Español (COE) con motivo del encuentro anual de la Fundación España Activa, que tiene como misión promocionar el deporte y la actividad física en una sociedad afectada por la pandemia del sedentarismo, impulsar todas las políticas necesarias para mejorar el sector de las instalaciones deportivas y difundir a la sociedad los hábitos de estilo de vida saludable.

Tras dos años en activo, la Fundación ha decidido emprender una nueva etapa que arranca con un cambio de nombre–a partir de ahora pasa a llamarse Fundación España Activa- y un relevo en la presidencia, que pasa de Gabriel Sáez, CEO de Ingesport, a quien fuera secretario del Estado para el Deporte, Jaime Lisavetzky, que se ha mostrado muy agradecido por su nuevo papel al frente de la organización que tiene como máximo objetivo conseguir que cada día contemos con más españoles, más activos, más veces.

En su intervención, Sáez ha agradecido la colaboración de las entidades asistentes en la consecución de “una sociedad más capaz y más feliz a través del deporte” y a su sucesor, Jaime Lissavetzky, la empresa que asume para lograr que el deporte sea una cuestión y función de Estado. Asimismo, ha querido destacar la excelente trayectoria de la organización en su corta vida, que tiene como objetivo estar en un plano equiparable al de UK Active, asociación inglesa destinada al mismo fin en los próximos cinco años.

Entre las ponencias más celebradas ha estado, precisamente, la de Steven Ward, Director Ejecutivo de UK Active, que ha expuesto las terribles consecuencias de ser físicamente inactivos. “El 14% de los británicos está apuntado a centros deportivos y gimnasios, pero hay 12 millones que no hacen ni 30 minutos de caminata. Esto genera pérdidas de 22 millones de libras a la sanidad del gobierno británico que ve además como cada año mueren 37.000 británicos por esta problemática”.

En el encuentro anterior Victoria Ley, Jefa del departamento de deporte y salud del CSD mencionó que en España la inactividad física supone unos mil millones de euros en gasto sanitario y 5 mil millones de euros por costes indirectos.

La consecuencia es que la sociedad está cada vez más envejecida, y la actividad física puede aliviar eso y aumentar nuestra expectativa de física, es por ello que debemos implantar una pedagogía de la actividad física desde la infancia. Ward apuesta por crear una coalición de medios de comunicación, empresas privadas, gobiernos, etc. que busquen concienciar a los ciudadanos.

Por su parte Alejandro Blanco, Presidente del Comité Olímpico Español aseguró que todo esto va más allá la ley del mecenazgo. “En todos los lados la gente está practicando deporte, y todos los grandes embajadores de este país son deportistas y sin embargo el gobierno tienen la misma mentalidad de hace 40 años para abordarlo. No olvidemos que antes de Barcelona 92, salir a correr estaba mal visto en la sociedad” sentenció Blanco.

El evento ha reunido a deportistas como Fermín Cacho o Ismael Santos, autoridades del Consejo Superior de Deportes, representantes de diversas Federaciones, investigadores de universidades privadas, así como de la industria de los principales centros deportivos de España que han llenado el auditorio del COE para debatir sobre la urgencia de conseguir una sociedad más activa.

Jaime Lissavetzky releva a Sáez al frente de la Fundación España Activa
La campeona olímpica de atletismo Ruth Beitia y el personaje de dibujos animados Peppa Pig han participan en la segunda edición de la Semana Europea del Deporte en Madrid, con excursiones de colegios y niños con sus padres que se han acercado hasta la Plaza de Colón para participar en los diversos deportes que ofrece la iniciativa, organizada por la Comisión Europea y el Ayuntamiento de Madrid.

Beitia ha animado a los niños a que "se empapen" del deporte para así poder "elegir el que más les guste para que disfruten en el día a día" y llegar a ser "algún día grandes deportistas".

Además, la atleta ha aprovechado para transmitirles el mismo consejo que le dio su padre: "Hay que comer bien para prevenir lesiones y estar saludables, estudiar porque es fundamental y por supuesto que disfruten, que siempre hay que hacer deporte con esta sonrisa", ha explicado.

Una sonrisa que asegura que aún le dura a pesar de que "son muchas horas de entrenamiento", ya que "lo bonito es demostrar a los niños que el día de la competición hay que disfrutar". "No hay que preguntarles si han ganado o han perdido, lo que hay que preguntar a los peques es si se han divertido. Siempre merece la pena porque es una escala de valores", ha aseverado.

Y haciéndole caso a la ganadora de la medalla de oro, los niños han practicado desde fútbol en arena, pasando por petanca, golf o incluso kárate. Es el caso de Hugo y Jorge, dos amigos que han asegurado que lo que más les ha gustado ha sido el kárate. En este deporte, Hugo ha confesado que ha sido su favorito porque ha ganado y ha tumbado a su amigo, a la para que ha aprendido a "dar una patada y el puño".

En el caso de Jorge, no se ha podido quedar con uno en particular y ha señalado la petanca y el kárate, donde ha estado "aprendiendo" de dos deportes desconocidos hasta ahora, aunque ha destacado las "dos bolas" que ha tirado en la petanca.

Blanca, que ha venido con toda su clase del colegio, ha destacado más "hacerse la foto con la campeona de salto de Río" además del rappel y la escalada, dos actividades que nunca ha probado. En cuanto a los compañeros que no han asistido a la iniciativa deportiva, Blanca ha asegurado que es "muy divertido y una experiencia que tienen que probar".

Quien no se lo han perdido ha sido un grupo de amigos del Colegio Vicálvaro que han quedado para "pasarlo bien en el día" haciendo "actividades, juegos y deportes", aunque han resaltado la falta del "hockey" este año. "Yo por primera vez vamos a hacer el fútbol de playa, que es en la arena y cuesta mucho correr", ha explicado uno de los niños.

En cuanto a los deportes estrella para estos amigos han sido "la petanca" al ser "un deporte en el que te entretienes, te lo pasas bien y es un deporte de compañeros y amigos". El kárate y el fútbol también han estado en la lista de los más demandados, a los que han calificado como "divertidos" y "bastante" entretenidos.

PROMOVIDO POR EL AYUNTAMIENTO DE MADRID
Desde la primera edición, el Ayuntamiento de Madrid ha apostado por la Semana Europea del Deporte, no sólo cediendo los espacios públicos sino promoviendo el ejercicio desde la infancia.

La concejala de cultura, Celia Mayer, ha defendido que "el deporte es también una cultura, es decir, una cosa que se aprende, se comunica y se vive". Por eso mismo, ha indicado que es "muy importante que desde pequeños aprendan, sepan y disfruten" ya que esto les va a ayudar a ser "adultos más sanos, más saludables y más felices".

Además, Mayer ha asegurado que se espera que este año "las cifras sean igual de buenas" que las del año pasado, al que ha resaltado todo un "éxito", ya que ha indicado que es "muy importante crear esa cultura deportiva".

La concejala también ha aprovechado para recordar que el próximo domingo, 11 de septiembre, es la jornada de puertas abiertas en "todas las instalaciones municipales", todo de "manera gratuita", para que "todos puedan acceder al deporte que es lo que se está tratando de promover".

Ruth Beitia y Peppa Pig participan en la Semana Europea del Deporte en Madrid
L'alcalde de València, Joan Ribó, ha recolzat hui una iniciativa pionera a Espanya que es va desenvolupar al col·legi públic Sant Joan de Ribera per a ajudar als xiquets i xiquetes en edat escolar a adquirir hàbits de vida saludables que afavorisquen la prevenció de l'obesitat infantil.

En la presentació d'este projecte, ALCIS 2, l'alcalde ha animat als escolars “perquè facen esport i s'alimenten de forma saludable”. Finalitzat l'acte, ha recordat que l'Ajuntament treballa per a acostar els productes de l'horta a la ciutat a través dels mercats, i també per a introduir-los en els menjadors escolars, amb menús ecològics. “És el nostre objectiu, però per a complir-ho necessitem tenir suficient oferta d'este tipus de productes. I el fet de plantejar la candidatura de València com a Capital Mundial de l'Alimentació va en eixa adreça”, ha explicat Joan Ribó.

En el marc d'esta política de foment d'hàbits saludables, l'alcalde s'ha sumat hui a la iniciativa ALCIS 2 de la Fundació Vida Activa i Saludable que la Federació d'Empresaris Esportistes de la Comunitat Valenciana va a impulsar a València.

Al costat de l'alcalde, que en paraules del responsable de l’esmentada federació, Juan Carlos Gómez Pantoja, “és un exemple d'adult que advoca pels hàbits saludables en acudir diàriament al seu treball amb bicicleta”, ha acudit a l'acte la regidora de Salut i Esports, dues competències “que –segons Gómez Pantoja- en anar unides demostren la sensibilitat de l'Ajuntament davant els beneficis saludables de l'esport”.

En l'acte també han participat els esportistes d'elit Fermín Cacho i Carmen Valderas, que han parlat de la seua experiència i han animat als xiquets i xiquetes perquè s'establisquen metes i realitzen un seguiment del progrés de la seua activitat.

Segons les dades que maneja l'organització del programa, 1 de cada 5 xiquets i xiquetes a Europa són, actualment, obesos o amb sobrepès. Menys del 10% de la població infantil satisfà les recomanació d'activitat física que indica l'OMS (Organització Mundial de la Salut), i a més, el percentatge d'hores lectives que es dediquen a l'activitat física entre els escolars europeus amb prou faenes arriba al 5%.

ALCIS 2 inclou també un espai perquè els i les escolars participants reflexionen sobre les decisions personals que volen adoptar sobre si mateixos, ajudant-los a adonar-se que cada elecció és pròpia i afectarà al seu posterior estil de vida.

El programa i inclou classes d'exercicis grupals no competitius (com a ioga, zumba, aquagym...) dirigits a la diversió. ALCIS 2 recorrerà 9 països, en coordinació amb la Setmana de l'Esport. A Espanya, està gestionat per la Fundació VAS (Vida Activa i Saludable), i no té cost per als col·legis participants, atès que compta amb finançament de la Unió Europea.

L'Alcalde anima als escolars perquè adquirisquen hàbits de vida saludables
Quien mejor que una campeona olímpica para lanzar un mensaje a la infancia de lucha contra la obesidad, uno de los principales problemas de salud infantil. Desde la credibilidad de su medalla de oro en Río, Ruth Beitia anima a los escolares a hacer deporte para llevar una vida saludable

“Mi padre me aconsejó comer bien para evitar lesiones, enfermedades y también estudiar”, ha recordado Beitia a los alumnos del centro Ábaco, en el que se ha iniciado el proyecto ALCIS2, un proyecto europeo contra la obesidad infantil.

La campeona olímpica en salto de altura en los pasados Juegos Olímpicos de Río ha aconsejado a los pequeños que disfruten con el deporte, tal y como le recomendaron a ella cuando era pequeña.

“Seguir esforzándose, no tirar la toalla y llevar una vida saludable porque así los sueños pueden hacerse realidad”, ha pedido a los niños Beitia.

Además, ha lamentado “los alarmantes datos de obesidad infantil”, ante lo que ha hecho hincapié en la necesidad de este tipo de proyectos para concienciar a niños y padres al respecto.

“Queremos que otros niños se animen a hacer deporte”, han explicado, por su parte, dos alumnas de este colegio después de dos clases de Zumba y Body Combat que han impartido con motivo del inicio de este proyecto.

Y han querido recordar también la importancia de hacer cinco comidas al día que sean variadas; “aunque no te guste todo, te lo tienes que comer para llevar una vida sana”, han recomendado.

La Fundación “Vida Activa y Saludable” ha sido la elegida en España para desarrollar este proyecto europeo y su director, Alberto García, ha explicado que hoy comienza el reto.

Se desarrollará durante seis semanas, siguiendo las pautas recogidas en la documentación que han repartido en los colegios de toda España.

“Hoy hemos querido que los niños participen y vean la cantidad de formas de llevar una vida activa y también de divertirse”, ha añadido el director de la fundación.

ALGUNOS DATOS
En España, la prevalencia de exceso de peso infantil es de las más altas de Europa; 4 de cada 10 niños y jóvenes de entre 8 y 17 años tienen sobrepeso u obesidad. El 26 por ciento sobrepeso y el 12,6 por ciento obesidad.

Se trata de un problema de gran magnitud y enorme trascendencia, según la preocupación expresada a EFEsalud recientemente nutricionistas, expertos, instituciones y organizaciones sanitarias.

La obesidad tienen importantes consecuencias: sociales, económicas, sanitarias; y debe abordarse desde que aparecen las primeras señales, sea a la edad que sea.

Ruth Beitia anima a los niños a hacer deporte para luchar contra la obesidad
España, de la mano de la Fundación Vida Activa y Saludable, se ha unido al Campaña Europea contra la Obesidad y el Sedentarismo Infantil en los colegios (ALCIS).
En el primer año de esta iniciativa participaron cinco países europeos y dado el grado de satisfacción y los beneficiosos resultados, este año el proyecto se ha ampliado a nueve países, entre los que se incluye España.

El proyecto consta de dos partes, una de promoción y concienciación de la importancia de incorporar la actividad física y el deporte a nuestras vidas que se llevará a cabo en los distintos centros educativos participantes y en cuatro grandes eventos, y otra de investigación que se llevará a cabo durante los próximos seis meses con la inestimable colaboración de los profesores a través del material proporcionado por la comunidad europea.

"Estoy encantada en poner mi granito de arena en este proyecto europeo de lucha contra la obesidad infantil. Espero poder transmitir los valores que me inculcaron para amar el deporte a los más pequeños el próximo martes", ha asegurado la embajadora del proyecto en España y campeona olímpica, Ruth Beitia.

Y es que, la prevalencia del sobrepeso y la obesidad en los niños y niñas europeos es "alarmante" y, además, los porcentajes en España están en aumento, situándose actualmente cerca de un 18 por ciento de la población total en menores de 12 años.

España se une a la Campaña Europea contra la Obesidad y el Sedentarismo Infantil en los colegios
El nuevo estudio examinó los datos de una muestra nacional de 2012 que encuestó a más de 26.000 estadounidenses mayores de 18 años

Los pacientes con enfermedad cardiaca que cumplieron con las pautas semanales de realizar ejercicio de moderado a vigoroso permitieron ahorrar un promedio de más de 2.500 dólares (2.200 euros) en costos anuales de atención médica. Las personas sanas y aquellas con factores de riesgo cardiovascular que hicieron actividad física como se recomienda también tuvieron costos médicos bajos.

Conseguir los niveles recomendados de ejercicio semanal puede ayudar a mantener bajos los costos médicos anuales, tanto para las personas con y sin enfermedad cardiovascular, según un nuevo estudio cuyos resultados se publican en 'Open Access Journal of the American Heart Association/American Stroke Association'.

Aunque se sabe bien que el ejercicio moderado regular reduce el riesgo de enfermedad cardiaca, accidente cerebrovascular y enfermedades crónicas, como la diabetes y la presión arterial alta, estos "resultados también ponen de relieve el impacto favorable en la cantidad que se paga por la salud", afirma el autor principal del estudio, Khurram Nasir, director del Centro para el Avance y los Resultados de Salud y la Clínica de Enfermedades Cardiovasculares de Alto Riesgo en el 'Baptist Health South Florida', en Coral Gables, Estados Unidos.

El nuevo estudio examinó los datos de una muestra nacional de 2012 que encuestó a más de 26.000 estadounidenses mayores de 18 años o más, excluyendo a las personas que tenían bajo peso, estaban embarazadas o no podían caminar diez pasos. Casi la mitad de los participantes que no sufrían enfermedad cardiovascular y casi un tercio que lo hicieron reconocieron cumplir las pautas recomendadas de ejercicio de actividad de moderada a vigorosa por semana.

Las personas del estudio que ya tenían enfermedad cardiovascular --en concreto, enfermedad de la arteria coronaria, accidente cerebrovascular, infarto de miocardio, arritmias o enfermedad arterial periférica-- tuvieron mayores costes sanitarios. Sin embargo, los pacientes que hacían ejercicio regularmente en los niveles recomendados registraban costos de salud de un promedio de más de 2.500 dólares más bajos que los que no cumplían con las directrices de ejercicio.

TAMBIÉN AHORRA DINERO EN PACIENTES DE ALTO RIESGO

Los participantes también fueron agrupados según su número de factores de riesgo cardiovascular: presión arterial alta, colesterol alto, diabetes, tabaquismo y obesidad. Entre los participantes sanos, sin enfermedades del corazón y con no más que un factor de riesgo cardiovascular, los que se ejercitaban regularmente presentaban costos médicos anuales de cerca de 500 dólares más bajos que los que no hacían ejercicio.

"Incluso entre un grupo de alto riesgo establecido, como los diagnosticados con enfermedades del corazón o un derrame cerebral, aquellos que participan en actividades de ejercicio regular presentaban un riesgo mucho menor de ser hospitalizados, realizar una visita a la sala de emergencia y usar medicamentos de venta con receta", destaca.

La investigación sugiere que incluso si sólo el 20 por ciento de los pacientes con enfermedad cardiovascular que no están realizando suficiente actividad física cumpliera con los objetivos de actividad física, el país podría ahorrar varios miles de millones de dólares en costes sanitarios anuales, según los investigadores.

Para la salud cardiovascular, la Asociación Americana del Corazón recomienda al menos 30 minutos de actividad aeróbica de intensidad moderada cinco días a la semana, o al menos 25 minutos de actividad aeróbica vigorosa tres días a la semana, o una combinación de los dos.

La actividad moderada --la que provoca un ligero sudor, o sólo un modesto incremento en la respiración o del ritmo cardiaco-- puede ser caminar rápido, cortar el césped o realizar una limpieza a fondo. La actividad vigorosa puede hacerse en forma de marcha o marcha atlética, practicar natación o ejercicios aeróbicos. Los pacientes del corazón deben trabajar con su equipo de atención médica para lograr los objetivos del ejercicio.

El ejercicio puede ayudar a reducir los costos médicos
El Colegio Público San Juan de Ribera de Valencia es uno de los cinco de España que participa en el proyecto pionero europeo Alcis para evitar la obesidad y el sedentarismo en los colegios implicando a los menores y también a sus padres.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, acompañado de la concejala de Sanidad, Salud y Deportes, Maite Girau, asistió ayer a la presentación de este proyecto, con el que se quiere acabar con el índice creciente de obesidad infantil, que afecta ya a uno de cada 5 niños en Europa. En España, el estudio Aladino apunta a que el 45,2% de los menores de 17 años tiene esta enfermedad.

Para reducir estas tasas, este proyecto señala a los alumnos que la elección es suya y que lo que eligen afectará a su estilo de vida. Así, les anima a hacer deporte con hasta cuatro clases de ejercicios grupales no competitivos, como zumba o yoga, para que se diviertan con la práctica de deporte.

Asimismo, para motivarles les entregan una agenda con información y en la que además pueden anotar cada semana su actividad física. Además, una vez al mes se citará a los padres para concienciarles de la importancia de una nutrición correcta.

La gimnasta Carmen Valderas, tres veces campeona del mundo de aeróbic, y el atleta Fermín Cacho, medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Barcelona y de plata en Atlanta en 1996, se acercaron al colegio a concienciar a los pequeños de la necesidad de practicar deporte y de una comida saludable. Los escolares, de tercero a sexto de primaria, escucharon muy atentos cómo comenzaron ya desde niños a practicar deporte y la necesidad de que ellos hagan ejercicio al menos tres horas a la semana.

El patrono de la Fundación de Vida Activa y Saludable, Juan Carlos Gómez-Pantoja, animó a los niños a ser más activos en su vida diaria, como subir las escaleras a pie en lugar de usar el ascensor, y recordó a los padres que deben ser un ejemplo para sus hijos, como yendo a trabajar en bici. «Hacedlo muy bien para que el próximo año pueda extenderse este programa», les pidió.

Por su parte, el alcalde de Valencia, Joan Ribó, instó a los niños a dejar de ver tanta tele, usar tanto el móvil y la tableta y hagan más deporte. «Es fundamental, vuestra salud depende de esto», les ha advertido. Del mismo modo, señaló que el ejercicio físico debe combinarse con una buena alimentación, optando por la dieta mediterránea. «Más bocadillos y menos bollería, y menos azúcar y más verdura», les dijo.

Ribó explicó que en estos momentos están trabajando para acercar los productos de huerta a la ciudad mediante los mercados municipales. No obstante, los menús ecológicos es un tema que está en cartera para ponerlo en marcha.

Al respecto, explicó que aunque es una iniciativa «potente» para poder aplicarla necesitan contar con una oferta suficiente de productos ecológicos porque si se empieza «muy fuerte» en la demanda «nos quedaríamos sin productos y tendríamos que salir a buscarlos fuera de la huerta». «Y eso no lo queremos hacer», ha aclarado. Por ello, apuntó que el objetivo es ir de forma escalonada la alimentación. Además, anunció que el próximo año pedirán propondrán la candidatura de Valencia como capital mundial de la alimentación.

En España, diverso el estudio Aladino apunta a que el 45,2% de los menores de 17 años tiene obesidad y sobrepeso, lo que puede ser causa de hipertensión y complicaciones vasculares posteriores pueden contribuir asimismo a trastornos locomotores, complicaciones respiratorias, inmunológicas y gástricas, así como una merma de autoestima y otros conflictos que pueden llevar al niños al fracaso escolar.

Combatir la obesidad desde el cole
La segunda edición de la Semana Europea del Deporte ha consolidado su éxito en el primer día, donde excursiones de colegios y niños con sus padres se han acercado hasta la madrileña Plaza de Colón para participar en los diversos deportes que ofrece la iniciativa, organizada por la Comisión Europea y el Ayuntamiento de Madrid.

Ver enlace con vídeo


Ruth Beitia, madrina de honor de la Semana del Deporte
El Consejo Superior de Deportes asegura en un estudio que podría ahorrarse un 10% en sanidad

El presidente del Consejo Superior de Deportes (CSD), Miguel Cardenal, destacó este miércoles que «el incremento de la actividad física en la población española puede reducir un 10% el gasto sanitario y lograr un ahorro anual de 5.000 millones de euros».

Cardenal ofreció estos datos tras dar a conocer los resultados del estudio «Actividad física y prevalencia de patologías en la población española», realizado por el Departamento de Deporte y Salud de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (Aepsad).

Asimismo, manifestó que las conclusiones del estudio «demuestran los beneficios de la práctica de la actividad física y el deporte en nuestra sociedad, tanto para la salud de la población como para la reducción del gasto sanitario y laboral en España». Para Cardenal, «los datos aportados por este trabajo científico ponen de manifiesto la necesidad de seguir implementando políticas de fomento de la actividad física y el deporte en toda la población, haciendo hincapié entre los más jóvenes».

El estudio muestra que la prevalencia de algunas de las enfermedades crónicas más comunes (hipertensión, hipercolesterolemia, diabetes, depresión y ansiedad) en los españoles de entre 18 a 74 años se incrementa notablemente en la población inactiva y llega a cuadruplicarse en algunos casos con respecto a la observada en las personas que practican actividad física o cualquier deporte.

Según este trabajo, la falta de actividad física tiene un enorme impacto en el ámbito socioeconómico y el coste de la inactividad física relacionado con el sistema sanitario, la productividad laboral, turismo, crimen, educación y dependencia se ha estimado en unos 5.000 millones de euros al año en España.

El gasto sanitario se reduciría en 5.000 millones si los españoles hiciesen más ejercicio
Más allá de las consecuencias orgánicas que puede tener el exceso de peso y grasa corporal, la obesidad infantil ha sido asociada a peor rendimiento cognitivo.

El estudio publicado en la edición de enero de la revista Obesity observó que los niños que tenían obesidad a los 3 años rendían menos en pruebas cognitivas a los 5 años de edad en comparación con aquellos que tenían un peso saludable.

Al parecer, en la infancia sobre todo, la obesidad puede afectar funciones cognitivas determinadas y ello, determinar el nivel de instrucción posterior.

El estudio no sólo muestra una más de las tantas consecuencias de la obesidad en nuestro organismo sino además, prueba que un niño obeso no es un niño bien alimentado, pues que tenga exceso de peso no quita que ese pequeño pueda tener falta de nutrientes esenciales para el funcionamiento cerebral adecuado.

Entonces, además de cuidar la alimentación de los más pequeños de la casa, resulta clave evitar la obesidad infantil si queremos favorecer el rendimiento cognitivo en la escuela desde edades tempranas.

De hecho, malos hábitos de vida también se han vinculado a deterioro cognitivo e igualmente, pueden ser causantes de obesidad.

Obesidad infantil, asociada a peor rendimiento cognitivo
Con el tabaquismo en retroceso, la lucha de los que velan por la salud pública lleva tiempo fijándose en las sillas y en los sofás como la siguiente presa a abatir. El mantra es que el sedentarismo acorta la vida. Hay que levantarse, medir pasos o incluso estar andando en una cinta mientras se trabaja, como en las oficinas más concienciadas de EEUU.

No se trata de compensar las horas que pasamos con el culo en la silla con carreras intensas o sesiones de zumba. Hay que estar de pie. El colegio público Vallecito, en San Rafael, California, ha eliminado los pupitres para conseguirlo. Ahora tienen atriles, la última herramienta para luchar contra la obesidad infantil. «Niños, levantaos» puede ser el sustituto del clásico «Niños, sentaos», en boca de los profesores. Los defensores del método dicen que las notas mejoran, la circulación también y consiguen quemar más calorías.

Los supuestos beneficios han hecho que el matrimonio Starret se haya convertido en una pareja con una misión: extender los atriles por EEUU con Stand Up Kids, su fundación. Ella, abogada, fue miembro del equipo de remo de Berkeley y él es autor de dos bestsellers deportivos, además de gerente de una compañía de Crossfit en San Francisco. Se preocuparon cuando, al organizar una carrera de sacos en el colegio de sus hijas, había niños que no cabían o que apenas podían moverse para meterse en ellos.

Mariano Hernán, investigador de la Escuela de Salud Pública de Andalucía, cree más eficaz mantener un mínimo de tres horas semanales de actividad física. Su grupo de investigación participa con otro de Barcelona en el estudio de un plan piloto en ocho colegios para luchar contra la obesidad: «Son importantes los talleres con los padres, la formación del profesorado, la concienciación en las comidas y abrir los colegios por las tardes para hacer deporte».

Carmen Pascual, directora del colegio público Padre Coloma en Madrid, explica que intentan hacer lo aconsejado por Mariano Hernán y ve un efecto colateral positivo a los atriles: «Puede ser estupendo para que aprendan a estar erguidos. Ya nadie les educa a estar con la espalda, cabeza y piernas rectas». En eso no han pensado en Vallecito. Tampoco en otro consejo de Hernán: «A lo mejor, algunas clases se podrían dar andando».

Tan antiguo como los alumnos peripatéticos de Aristóteles. En breve, alguien puede venderlo como nuevo. Como el atril de en el que escribía, de pie, Ernest Hemingway, hace más de 60 años.

La nueva solución a la obesidad infantil: estudiar sin pupitres
La presencia de la diputada Carolina Bescansa con su hijo en el Congreso devolvió a la palestra esta problemática.

La presencia de la diputada de Podemos, Carolina Bescansa, con su hijo de 6 meses en la sesión constitutiva del Congreso fue una de las imágenes de ayer. Más allá de si el gesto escondía un acto de reivindicación u otros fines, la polémica devolvió a un primer plano las dificultades que existen en numerosas profesiones para conciliar la vida laboral y familiar.

El deporte no escapa a esas dificultades, aunque en los últimos años el avance ha sido evidente. Antes, la maternidad suponía irremediablemente la retirada. Ahora se suceden los ejemplos de deportistas que aparcan su carrera de forma temporal para ser madres y después la retoman con grandes éxitos deportivos.

Maialen Chourraut,Teresa Portela, Maider Unda, Teresa Perales, Nuria Fernández... son ejemplos de ello. Todas coinciden en que se van dado pasos en un camino en el que queda mucho por recorrer. "Intento no separarme de mi hija", asegura Maialen Chourraut, bronce olímpica. "Me acompaña a las competiciones, pero siguen existiendo problemas. La conciliación no es real". En el test event de piragüismo de Río, la organización no permitió la entrada de la pequeña en la pista los días de competición. "Sabían que iba conmigo. Durante varias jornadas apenas la vi y me afectó mucho".

También Teresa Portela, bronce mundial en K1 200, intenta viajar siempre con su hija Naira. De hecho ahora está con ella en la concentración del CAR de Sierra Nevada, que da facilidades a las madres deportistas con hijos pequeños. "Siempre que puedo estoy con ella, aunque a veces resulta imposible. Debo estar al cien por cien física y mentalmente y estoy más tranquila si está conmigo".

Maider Unda, sin embargo, que dio a luz en agosto de 2014, deja a la niña en casa cada vez que compite. "Prefiero que se quede tranquila y a mí me sirve para desconectar". Bronce en Londres, ahora pelea por una plaza para Río. Sabe lo complicado que es criar a un niño y dedicarse a la alta competición. Desde mayo mejoró su situación. "Mi pareja cogió una excedencia hasta los Juegos. Si no, me sería imposible porque antes me tiraba de los pelos para poder entrenarme y cuidar de la niña", recuerda. Ayer vio por televisión las imágenes de Bescansa. "Yo nunca lo haría. La intimidad de mi hija es lo primero. Hay otras mil formas de reivindicación".

Teresa Perales comparte la opinión de Maider. "Hay que reivindicar, pero nunca usaría al niño para ello". Con 22 medallas paralímpicas, admite que "en su día sólo medité la retirada por la dificultad de conciliar". En el periodo de lactancia -su hijo nació en 2010-, siempre viajó con ella. "Estuvo conmigo en el Europeo de 2011.Salía de la piscina y le daba el pecho. Es algo natural. También lo he hecho cuando asistía a clase. Pero ya no me acompaña siempre".

El 'milagro' de conciliar deporte y familia
El ejercicio puede ser un 'tratamiento' eficaz para los niños que padecen cáncer, mejorando su condición física entre un 15 y un 20 por ciento, y un 10 por ciento en el caso de afectados con fibrosis quística, según han asegurado expertos de la Asociación Española de Pediatría (AEP) durante la Mesa Redonda del Comité de Actividad Física de la AEP.

El pensamiento general es que estos enfermos no deberían realizar esfuerzos físicos pero, según el miembro del Comité de Actividad Física de la AEP y coordinador del programa 'Exercise is Medicine' en España, el doctor José Antonio Casajús, "existe un exceso de sobreprotección hacia estos niños. Sin embargo, las evidencias científicas demuestran que haciendo ejercicio mejoran su calidad de vida".

Según el doctor Casajús, uno de los beneficios del ejercicio en estos pacientes es la reducción de los efectos secundarios de la medicación, por lo que "los profesionales deben concienciarse para aplicar este nuevo enfoque en sus tratamientos".

"Es esencial que todos los profesionales involucrados en la salud y la educación del niño sean conscientes de la importancia del ejercicio físico como herramienta terapéutica, eficaz en la prevención y el tratamiento de enfermedades prevalentes que provocan morbi-mortalidad en la población", ha señalado el coordinador del Comité de Actividad Física de la AEP, el doctor Gerardo Rodríguez. "Hay que tener en cuenta que muchas enfermedades que comienzan en el niño se complican a lo largo de la edad adulta, como las ocasionadas por la obesidad o la mala salud ósea", ha añadido.

Por este motivo se ha adoptado el proyecto norteamericano 'Exercise is Medicine', una iniciativa internacional para potenciar la prescripción de ejercicio físico como parte de la prevención y tratamiento de enfermedades. En España cuenta con la colaboración del Comité de Actividad Física de la AEP, como especialistas de los pacientes en edad pediátrica, y se ha presentado durante la Mesa Redonda del Comité de Actividad Física de la AEP celebrado en Zaragoza.

PREVIENE LA OBESIDAD INFANTIL
El Comité de Actividad Física, motivado por el aumento de la obesidad infantil, ha desarrollado unas pautas dirigidas a pediatras, educadores de actividad física e investigadores del campo, enfocadas a afianzar la realización de actividad física como pilar fundamental en la prevención y tratamiento de enfermedades.

Uno de estos consejos es la realización diaria de una hora de actividad aeróbica con intensidad moderada o alta, y varios ejercicios de fuerza de forma semanal, entre otros. "Con la incorporación de ejercicio físico en la rutina diaria, un niño mejora su condición física, así como su salud ósea, el riesgo de obesidad, el rendimiento escolar o el estado anímico. Además, también reduce el riesgo de enfermar por cualquier causa en edades más avanzadas", ha añadido el doctor Rodríguez.

Actualmente la obesidad es una causa de enfermedad crónica entre los niños españoles, una cifra que se ha triplicado en los últimos 30 años, afectando a 3 de cada 10 niños menores de 5 años. "El sedentarismo ha contribuido notablemente a su incremento", ha afirmado el doctor Rodríguez. Cerca del 12 por ciento de los niños españoles de entre 5 y 14 años no realiza ejercicio físico; una tendencia que continúa también al alza en la vida adulta, llegando a superar el 45 por ciento de personas sedentarias entre los 15 y los 24 años de edad.

El ejercicio mejora un 15% la condición física de los niños con cáncer y un 10% la de los niños con fibrosis quística
Un estudio realizado por Cochrane (organización que reúne a investigadores de ciencias de la salud), señala que el ejercicio dirigido a los músculos que sostienen y controlan la columna, constituye una nueva estrategia para reducir el lumbago.

El dolor lumbar es uno de los problemas de salud más extendidos en todo el mundo. Puede suponer importantes costes económicos y sanitarios ya que las personas sufren discapacidad y una salud general deficiente, lo cual requiere bajas laborales.

El ejercicio de control motor es una forma extendida de ejercicio cuyo objetivo es mejorar la coordinación de los músculos que controlan y sostienen la columna. Inicialmente, mediante tareas simples los pacientes son guiados por un terapeuta en la práctica del uso normal de los músculos. A medida que la capacidad del paciente aumenta, los ejercicios se vuelven más complejos e incluyen las tareas funcionales que la persona necesita realizar en sus actividades del trabajo u ocio.

El nuevo estudio, publicado en la Biblioteca Cochrane, recoge datos de 29 ensayos de asignación aleatoria que incluyen a 2.431 hombres y mujeres con edades comprendidas entre los 22 y los 55 años. Los ensayos investigaron el impacto del uso de ejercicios de control motor como tratamiento para la lumbalgia en comparación con otras formas de ejercicio o ningún ejercicio.

Los autores de la revisión Cochrane hallaron que las personas que emplearon ejercicios de control motor experimentaron mejoría, especialmente en el dolor y la discapacidad, en comparación con una intervención mínima. Al compararlo con otros tipos de ejercicio en intervalos de entre tres y 12 meses, el ejercicio de control motor proporcionó resultados similares para el dolor y la discapacidad.

El autor principal, el fisioterapeuta Bruno Saragiotto, del George Institute de la Universidad de Sydney (Australia), afirmó que "reforzar la fuerza y la coordinación de los músculos que sostienen la columna a través del ejercicio de control motor constituye un enfoque alternativo al tratamiento del dolor lumbar. Podemos estar seguros de que este tipo de ejercicio es tan efectivo como cualquier otro, por lo que la elección del ejercicio debe tener en cuenta factores como las preferencias del paciente y el terapeuta, los costes y la disponibilidad. Actualmente no sabemos con certeza el valor a largo plazo del ejercicio de control motor frente a otras formas de ejercicio. Es importante investigar más este campo para que los pacientes puedan tomar decisiones informadas respecto a la continuación del tratamiento".

Cochrane es una red internacional independiente de investigadores, profesionales, pacientes, cuidadores y personas interesadas por la salud. Los 37.000 colaboradores Cochrane de más de 130 países trabajan coordinados para producir información sanitaria fiable y accesible sin patrocinio comercial ni otros conflictos de intereses.

Muchos de sus colaboradores son líderes mundiales en sus respectivas áreas (medicina, política sanitaria, metodología de investigación, defensa del consumidor) y sus grupos están situados en algunos de los organismos médicos y académicos más reconocidos del mundo.

Los ejercicios para la columna ayudan a reducir el dolor lumbar
Dublín, 14 ene (EFE).- El Gobierno irlandés instó hoy a los empresarios a que modifiquen los lugares de trabajo para que los empleados que desarrollan su labor sentados puedan hacerlo de pie.

Esta y otras medidas están recogidas en el llamado Plan Nacional de Actividad Física, el primero de este tipo en la historia de este país, según aseguró hoy durante su presentación el ministro irlandés de Sanidad, Leo Varadkar.

El principal objetivo es lograr que, durante la próxima década, 50.000 personas comiencen cada año a hacer ejercicio regularmente, lo que contribuirá a mejorar la salud de la población y a reducir la factura económica del sistema sanitario, explicó Varadkar.

"Hemos hecho grandes progresos con el tabaco y ahora necesitamos un impulso similar para hacer frente al abuso de alcohol, la obesidad y la inactividad física", dijo el ministro, médico de profesión.

Además de animar y favorecer la práctica de actividades como el ciclismo o el caminar, el citado plan prevé "convencer" a los empresarios para que conviertan los lugares de trabajo "en espacios más saludables" e introduzcan, por ejemplo, mesas para trabajar de pie en las oficinas.

Varadkar recordó que pasar largos periodos de tiempo sentado en el trabajo está vinculado a problemas de salud, los cuales no son revertidos por la actividad física que se efectúa antes o después de la jornada laboral, según diversos estudios.

Los expertos creen que el trabajo sedentario ralentiza el metabolismo y afecta a la capacidad del organismo para controlar la presión arterial, los niveles de azúcar en la sangre y la absorción de grasas.

Asimismo, la ausencia prolongada de actividad física podría estar relacionada con algunos tipos de cáncer, con enfermedades cardiacas, con la diabetes tipo 2 y con ciertos trastornos mentales.

A este respecto, Varadkar aseguró hoy que las cifras oficiales apuntan a que una "parte significativa" de la población en Irlanda "hace poco o nada en absoluto de ejercicio".

Además de las medidas precisas que el Gobierno quiere introducir en los lugares de trabajo, las cuales se redactarán durante este año, el Plan Nacional de Actividad Física ya contempla, por ejemplo, la creación de 500 grupos comunitarios en todo el país para organizar caminatas.

La profesión médica también recibirá instrucciones para poder recetar a sus pacientes el tipo de actividad física que necesitan en cada caso, al tiempo que las escuelas impartirán una nueva materia llamada "Bienestar".

Los políticos pondrán su grano de arena, advirtió el ministro, dando prioridad en sus proyectos de infraestructura al diseño de vías pedestres y ciclistas y a la construcción de parques y zonas verdes en pueblos y ciudades.

De acuerdo con el Ministerio irlandés de Sanidad, casi el 20 por ciento de escolares no hace suficiente ejercicio físico, mientras que en torno a un 25 por ciento de menores tiene sobrepeso u obesidad.

"Todos sabemos que es importante hacer ejercicio habitualmente y comer bien y es también la mejor manera para atajar la escalada de los costes de la sanidad a largo plazo. Pero la evidencia demuestra que no hacemos lo suficiente", dijo Varadkar.

El titular de Sanidad reconoció que hay "millones de razones" para eludir la actividad física, como "nuestros estilos de vida, la falta de información, de tiempo o, simplemente, el clima".

"Por eso hemos elaborado este amplio plan para que todo el mundo tenga más fácil hacer ejercicio, sin importar quién es o dónde vive", añadió Varadkar. EFE

El Gobierno irlandés insta a trabajar de pie
La Encuesta de Hábitos Deportivos elaborada por el ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha investigado de forma separada la práctica de andar o pasear, más o menos deprisa, al menos diez minutos seguidos con el propósito de mantener o mejorar la forma física. Los resultados muestran que un 70,6% de la población suele realizar esta actividad, el 69,9% de la población al menos una vez al mes, el 68,2% al menos una vez por semana y un 49,1% de los investigados diariamente.

Frente a lo observado en las tasas de práctica deportiva, el hábito de andar o pasear es más frecuente en las mujeres, 74%, que en los hombres, 67%. Asimismo, mientras las tasas de práctica deportiva decrecían con la edad, el hábito de andar o pasear crece con ella hasta alcanzar sus valores más altos en el grupo de 55 a 64 años, 79,9%. A partir de esta edad, los valores decrecen tomándose su valor mínimo en la población de 75 años en adelante, 55,2%.

Si se analiza la vinculación de esta práctica con el estado de salud manifestado por el individuo, se observa que se trata de una práctica frecuente entre aquellos que manifiestan no tener limitación alguna, o no una grave limitación, con tasas mensuales del 72% y del 69% respectivamente, destacando que el 39,5% de aquellos que se declaran gravemente limitados para la realización de una actividad física, suelen andar o pasear al menos una vez al mes.

El walking avanza
Según los resultados de una investigación realizada en Estados Unidos, la obesidad infantil se relaciona con el riesgo de sufrir trombosis venosa o tromboembolismo, enfermedad que generalmente se ha asociado a los individuos en edad adulta.

Según una nueva investigación desarrollada por expertos del Hospital Infantil Brenner de Wake Forest Baptist (Estados Unidos), existe una clara relación entre la obesidad infantil y el riesgo de trombosis venosa, enfermedad de mayor riesgo en personas mayores y mujeres embarazadas, que se caracteriza por la formación de un coágulo o masa hepática dentro de una vena. A esta formación hay que añadir que se producen otras alteraciones como la lentitud de la corriente sanguínea, alteraciones en las paredes de los vasos sanguíneos y alteraciones hematológicas que afectan a la coagulación.

Los expertos han conseguido identificar la obesidad como un modelo de predicción estadísticamente significativo en la formación de coágulos de sangre o trombosis venosa en la infancia. Se sabe que la obesidad es un factor de riesgo en adultos de tromboembolismo venoso, y en este estudio se ha encontrado la relación entre obesidad y tromboembolismo venoso en la infancia, aunque se trata de una asociación pequeña es estadísticamente significativa, si no se trata a tiempo puede causar problemas de salud graves y crónicos.

Para los expertos el descubrimiento es importante, ya que durante los últimos 20 años la incidencia de esta enfermedad en la infancia se ha incrementado de forma significativa, algo que guarda relación con el incremento de la obesidad infantil durante ese periodo de tiempo.

Ya en el año 2014 se logró establecer en otros estudios la relación entre obesidad y trombosis venosa en un grupo de niños, éstos tenían un riesgo de sufrir este problema similar al de las personas adultas obesas. Ya hemos comentado en otras ocasiones que enfermedades que han sido asociadas generalmente a la edad adulta se han trasladado a la infancia, tener colesterol elevado es uno de tantos ejemplos.

Según los investigadores, no se sabe si la obesidad facilita el riesgo a través de una serie de mecanismos compartidos, y aunque la mencionada asociación parece ser moderada, la obesidad puede interactuar con otros factores genéticos o ambientales incrementando de forma significativa el riesgo de sufrir trombosis venosa. En este estudio los expertos realizaron una revisión de un grupo de pacientes (niños de 2 a 18 años de edad) que habían sido ingresados en el hospital entre el año 2000 y el año 2012 y que habían sido diagnosticados con trombosis venosa. Un 33% de los pacientes eran obesos, lográndose establecer una estadística correlativa entre la enfermedad y el aumento del IMC (Índice de Masa Corporal), aunque el tamaño de la muestra estudiada era pequeño, se logró demostrar la asociación entre obesidad infantil y tromboembolismo venoso en los niños, lo que muestra que es necesario realizar un estudio mayor.

La obesidad infantil trae muchos problemas de salud, una buena parte se sufrirán en edad adulta pero su origen está en la infancia, son millones las personas obesas que están en riesgo de sufrir todo tipo de enfermedades por la obesidad, si se reduce el peso corporal en la infancia es posible reducir muchos de estos problemas de salud. En el caso de las concentraciones de factores de coagulación, éstos se reducirían con la pérdida de peso corporal.

Es necesario que los niños obesos sigan una dieta sana y equilibrada, así como que realicen ejercicios físicos de forma regular para reducir el IMC, es el camino para lograr mejorar la calidad de vida en la infancia y en la edad adulta. Podéis conocer todos los detalles del estudio a través de este artículo publicado en la revista científica Hospital Pediatrics.

Obesidad infantil y el riesgo de trombosis venosa
CARTAGENA (MURCIA). Las dos universidades públicas de la Región de Murcia han codirigido, en el contexto del Campus de Excelencia Internacional Mare Nostrum, una tesis doctoral sobre la promoción del envejecimiento activo que ha confirmado la positiva influencia de la actividad física y el deporte en el bienestar de los mayores.

La investigación de Ricardo Ibáñez Pérez, jefe del Servicio de Promoción Deportiva de la Universidad Politécnica de Cartagena (UPCT), dirigida por el decano de la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Murcia (UMU), Arturo Díaz Suárez, y por el vicerrector de Estudiantes de la UPCT, Francisco Martínez, ha incluido un cuestionario pionero a los usuarios de las actividades físicas organizadas por el Instituto Murciano de Acción Social (IMAS).

Más de 1.500 personas, el 41% del total de usuarios, han participado en este estudio, que concluye que los hábitos deportivos saludables mejoran "la percepción de autoestima personal e imagen corporal de los mayores", resalta Ibáñez. "También contribuye a que sientan que su salud y bienestar es mejor", añade.

"Con el envejecimiento y la menor actividad, se pierden capacidades y habilidades físicas que pueden regularse con la práctica deportiva", recuerda el responsable de Promoción Deportiva en la Politécnica de Cartagena, cuya Universidad de Mayores incluye actividades físicas de mantenimiento, chikung y taichi-chuan para sus alumnos, según informaron fuentes de la UPCT en un comunicado.

"Invirtiendo en actividades físicas para mayores como medio preventivo evitaremos la saturación sanitaria", valora Francisco Martínez, docente de Matemática Aplicada. "Esta tesis doctoral aúna los conocimientos del departamento de Actividad Física y Deporte de la UMU con la experiencia de nuestra Universidad de Mayores, que es el proyecto cultural de mayor impacto en Cartagena, con 800 usuarios cada curso", concluye el vicerrector.

Actividad mejora la salud
Un nuevo estudio clínico anunciado hoy en el Reino Unido comprobará si el ejercicio físico puede ayudar a los hombres a combatir el cáncer de próstata y mejorar su esperanza de vida.

El ensayo, llevado a cabo por investigadores de la universidad inglesa de Sheffield, parte de la idea de que el deporte mejora la salud general y la calidad de vida, por lo que podría ayudar a frenar el crecimiento de células cancerígenas.

El equipo investigador, apoyado por la fundación contra el cáncer Cancer Research UK, hará un seguimiento durante doce meses a 50 hombres diagnosticados con cáncer de próstata localizado.

Durante este periodo, algunos de ellos realizarán sesiones aeróbicas semanales supervisadas, mientras que el resto de los voluntarios recibirá únicamente información sobre los beneficios del deporte.

Los investigadores examinarán a estos hombres a lo largo de este periodo y comprobarán sus niveles sanguíneos del antígeno prostático específico, una proteína producida por las células prostáticas cuya presencia ayuda a comprobar si el tumor está creciendo.

Si los resultados son alentadores, con una reducción de los niveles de la proteína, el equipo espera llevar a cabo un ensayo a mayor escala dentro de un año y determinar si el ejercicio puede ser un tratamiento que se ofrezca en el Servicio Nacional de Salud (NHS).

El director del estudio, Liam Bourke, apuntó que los datos sugieren que el ejercicio puede resultar beneficioso para regular el crecimiento de las células cancerígenas, reparar el ADN y evitar la extensión del cáncer.

"Se basa en lo que ya sabemos y es el primer paso hacia el descubrimiento de si la actividad física podría ser un tratamiento efectivo y práctico del NHS para el cáncer de próstata localizado", explicó.

El cáncer de próstata es una de las formas más comunes de cáncer entre hombres, con 43.400 pacientes diagnosticados cada año y en torno a 10.800 casos de muerte en el Reino Unido.

Los tratamientos actuales contra esta enfermedad incluyen la intervención quirúrgica y la radioterapia, pero ambas acarrean riesgos y efectos secundarios.

Ejercicio contra el cáncer de próstata
Según un estudio de la Universidad de Almería (UAL), realizado con hombres mayores de entre 55 y 74 años, realizar actividad física durante tres horas a la semana mejora el rendimiento cognitivo en diez años. Por tanto, las personas de esta edad, que practican de forma habitual, presentan resultados propios de las de menor edad.

Estas son las conclusiones alcanzadas por el profesor de la Universidad de Almería (UAL) José Manuel Cimadevilla Redondo, responsable del grupo de investigación Neuropsicología Experimental y Aplicada, en un trabajo que "verá la luz en breve" y que se ha realizado únicamente con varones en los últimos meses, según explicó el órgano universitario en una nota.

Cimadevilla señaló que los resultados con mujeres "serán probablemente similares". "Hemos comparado dos grupos de varones con iguales características y los resultados han sido claros, creo que cuando se repita el estudio con mujeres también se verá cómo el deporte mejora la capacidad cognitiva", avanzó el investigador.

Para el autor del trabajo, la "típica receta de los médicos de familia a las personas mayores", basada en camine usted dos o tres kilómetros al día", es un "acierto" porque "andar mejora no sólo nuestro estado físico sino también nuestro cerebro".

Además del deporte hay otras actividades que benefician la salud del cerebro, que es "otro órgano más de nuestro cuerpo al que hay que cuidar y mimar a lo largo de la vida", apuntó. Así, leer, estudiar, interesarse por los idiomas y, en definitiva, "todo aquello que suponga aprender será de gran ayuda para fortalecerlo".

Este grupo de investigación está centrado en la experimentación y en la aplicación. En este sentido, destaca el trabajo realizado para el desarrollo de una serie de tests que evalúan la capacidad de orientación espacial de las personas. "Al medir la memoria espacial, cómo se orienta el sujeto, estamos viendo como funcional el lóbulo temporal medial que es el mismo que utilizamos para recordar", destacó.

El rendimiento cognitivo de mayores mejora con ejercicio
El fundador de Facebook quiere tener un 'mayordomo' con Inteligencia Artificial

Mark Zuckerberg, el fundador y consejero delegado de Facebook, acaba de añadir un reto a su agenda de 2016: el running, deporte de moda entre directivos de todo el mundo.

Junto a sus esfuerzos para mantener el impulso de la red social, su mediático objetivo de crear un dispositivo de inteligencia artificial para ayudarle en las labores del hogar y su nueva labor como padre, Zuckerberg se ha propuesto correr una milla al día (1,6 kilómetros) durante todo 2016. Son 365 días, 365 millas (587 kilómetros), lo que ha bautizado "A year of Running". "Es mucho correr, pero no es una cantidad loca. Es una milla al día, y a un paso moderado son menos de 10 minutos corriendo al día", aseguró en su muro de Facebook.

Su plan es animar a sus seguidores a mantenerse en forma durante este 2016, tal y como hizo en 2015 con su club de lectura, en el que retaba a leer un libro cada 15 días. De momento, ha creado un grupo público en Facebook que en menos de 8 horas (fue lanzado el lunes por la noche) ha reunido a 42.350 adeptos, a quienes anima a ir narrando sus experiencias.

Año bisiesto
En las redes sociales han surgido las primeras reacciones. Muchas son positivas, felicitando al directivo (al que bautizan como el Forrest Gump de la tecnología) por fomentar el deporte. Pero otros critican que el reto no es apto para principiantes, para los que el ritmo propuesto por Zuckerberg (1,6 kilómetros en 10 minutos) podría ser demasiado fuerte. En las redes sociales también le recuerdan que 2016 es un año bisiesto, por lo que tiene 366 días, que se traducirían en 366 millas.

Zuckerberg le reta a correr 1,6 kilómetros al día
El alto nivel de sedentarismo en Argentina, que según especialistas de la Universidad de Buenos Aires supera el 55% de la población, supone un factor de riesgo cardiovascular que se revertiría con media hora diaria de actividad física.

Los mismos especialistas aconsejan realizar un control previo a la actividad y tener una guía o indicaciones por parte de instructores o profesores de educación física.

"Si se hace alguna actividad moderada 150 minutos a la semana, que es lo mismo que 30 minutos al día, se puede reducir en 31 por ciento el riesgo de enfermar o morir", advirtió a Télam Jorge Franchella, director del Programa de Actividad Física y Deportes del Hospital de Clínicas.

El experto en Medicina del Deporte dirige además el Programa internacional "El Ejercicio es Medicina" (EIM) en Argentina, que busca capacitar a médicos de todas las especialidades para que puedan prescribir o recomendar la actividad física a sus pacientes.

Franchella explicó que el cambio inicial para salir de la inactividad física "es el más difícil de lograr porque implica un cambio de actitud" y subrayó que el sedentarismo "alcanza en el mundo al 70 por ciento de la población". Y precisó que la actividad física "logra cambios en enfermedades como la obesidad, la diabetes, el estrés, la osteoporosis, el síndrome metabólico y otras en las que es necesario reforzar la parte muscular, además de las patologías cardiovasculares".

Por su parte, Roberto Peidró, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina, aseguró en diálogo con Télam que los mayores beneficios se obtienen con más tiempo e intensidad en la actividad que la simple caminata, para lo cual "es necesario saber si el corazón está en condiciones de tolerarlo y es por eso que hay que hacerse chequeos".

Al referirse a la falta de movimiento, dijo que en los tiempos de sedentarismo en el trabajo "si están 8 horas sentados, hay un factor de riesgo para el aparato cardiovascular independientemente de la actividad física que se haga".

Para salir del sedentarismo, recordó técnicas clásicas como subir escaleras en vez de tomar el ascensor, bajarse del colectivo dos paradas antes para caminar, no quedarse quieto en la casa, bailar aunque sea algunos minutos, y lograr que en la conciencia de esa persona esté el hecho de decir "esto me hace bien".

Ejercicio físico aporta a la salud cardiaca
La mayor parte de los ciudadanos en los países desarrollados no deberían preocuparse por las lesiones potenciales que pudiera provocarles el practicar ejercicio físico, sino por la falta de él en sus vidas, según un análisis global realizado por un equipo de expertos del ACC (American College of Cardiology), una organización del ámbito médico que cuenta con 49.000 miembros.

Según los autores del estudio, incluso pequeñas cantidades de actividad física, incluyendo permanecer de pie, están asociadas con un riesgo menor de enfermedades cardiovasculares, pero un mayor ejercicio lleva a una reducción superior en el riesgo de muerte debido a dichas enfermedades.

Diversos estudios han mostrado que la actividad física regular reduce el riesgo de muerte de una persona debido a la enfermedad cardiovascular; sin embargo, en países como Estados Unidos solo la mitad de los adultos cumplen con las pautas recomendadas de 150 minutos por semana de ejercicio moderadamente intenso, o de 75 minutos semanales de ejercicio de intensidad vigorosa.

En el nuevo informe presentado por el ACC, se presentan las conclusiones de una revisión de investigaciones recientes sobre el volumen y la intensidad del ejercicio aeróbico necesario para favorecer a la salud cardiovascular.

Los autores del estudio han comprobado que hacer ejercicio en cantidades más bajas de lo recomendado aún reduce notablemente el riesgo de mortalidad en diferentes poblaciones de todo el globo, ya que siempre es mejor hacer poco ejercicio que nada. De todos modos, aumentar la cantidad de ejercicio de intensidad moderada que lleva a cabo una persona resulta en mayores reducciones de la mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

Aunque un esfuerzo físico intenso para alguien con problemas de corazón puede entrañar riesgos, en la mayoría de casos el beneficio supera al perjuicio, sobre todo cuando el ejercicio es de nivel moderado. Por desgracia, en bastantes ámbitos sociales se ha diseminado la idea de que hacer deporte o ejercicio físico en general es demasiado peligroso para cualquier persona que no goce de una salud cardiaca perfecta. Esta percepción distorsionada del efecto del ejercicio físico está llevando a bastante gente a desaprovechar la oportunidad que este tiene de beneficiar a largo plazo su salud cardiaca, tal como subraya el Dr. Michael Scott Emery, directivo del Consejo de Cardiología Deportiva y del Ejercicio Físico del ACC.

Ejercicio físico aporta a la salud cardiaca
El pasado jueves, 21 de enero se celebró el Día Europeo de la Mediación. Inicialmente esta jornada se proclama, coincidiendo con el Día Europeo de la Mediación Familiar, acordada tras la publicación de la Recomendación número R (98) 1, sobre Mediación Familiar, que resultó aprobado por el Comité de Ministros del Consejo de Europa el 21/01/98 en su 616ª reunión. Dicha Recomendación se ampara en artículo 15.b del Estatuto del Consejo de Europa, y se fundamenta en el reconociendo del número creciente de conflictos familiares, particularmente los que resultan, de una separación o divorcio, donde se hace notar las consecuencias perjudiciales de los conflictos para las familias y el coste social y económico expuesto por los estados. Como también en la consideración de la necesidad de asegurar la protección del interés superior del menor y de su bienestar, consagrado en los tratados internacionales, teniendo en cuenta el posible desarrollo de vías de solución amistosa de los conflictos y el reconocimiento de la necesidad existente de reducir los conflictos en interés de todos los miembros de la familia, habida cuenta de las características específicas de los conflictos familiares.

Dichas recomendación se incorpora al derecho positivo español mediante Ley 5/2012 sobre Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles, principalmente para los ámbitos en el ámbito civil y mercantil. Si bien será gracias a su norma de desarrollo, el RD 980/13, de 13 de diciembre, por el que hoy podemos ampliar dichos ámbitos de aplicación, a otros sectores como es el deportivo, que es el que interesamos particularmente en el día de hoy.

En el deporte hay muchos conflictos. Bermejo y Bonet (1998) establecen una clasificación de los conflictos deportivos en función de su reglamentación legal. Destacan los conflictos de carácter laboral, penal y civil. Y como señala Olga Montesinos, la resolución de los conflictos deportivos está regulada por un marco normativo, denominado “lex sportiva”. La mayoría de autores considera que su nacimiento se produce a finales del siglo XIX con la instauración del Movimiento Olímpico por el barón De Coubertin (Gamero, 2005). De modo que el desarrollo de la Carta Olímpica, se da autonomía plena a la elaboración de normas propias del deporte y a resolver conflictos y problemas surgidos en el ámbito de sus actividades de forma autónoma, salvo en litigios de carácter penal y laboral.

Aquí nos llevan mucha ventaja otros Estados, como son es EEUU, que ya 1947 crea el Servicio Federal de Mediación y Conciliación, para solventar los conflictos laborales producidos entre asociaciones de jugadores y propietarios de los clubes en los principales deportes del país, como puedan ser la NBA o la NFL. Sistema de resolución de conflictos que como igualmente indica la misma autora, ha conocido cierta profusión en países como Argentina o Puerto Rico.

En el caso particular de España, la mediación se plantea como el medio estrella para resolver conflictos dentro de este sector por diversos motivos, pues como advierte María del Carmen Torres Esteo, en el mundo del deporte se da una gran cantidad de relaciones interpersonales entre deportistas, agentes, federaciones, clubes y asociaciones, canales de televisión, empresas de marketing, etc. Y todos ellos están condicionados por la inmediatez de la competición, que nunca cesa. Lo que impone un sistema de solución de controversias con cierta fluidez, flexibilidad en las formas, prontitud en el tiempo y eficacia plena. Así, los distintos profesionales del deporte pueden continuar trabajando durante y tras el conflicto, garantizando mediante la mediación el restablecimiento de la comunicación entre las partes afectadas, para alcanzar el equilibrio de todos los intereses en juego.

Cabe destacar incluso que la mediación comparte además, importantes valores del deporte como son la imparcialidad, el respeto a las partes, el equilibrio entre las mismas, la lealtad, la voluntariedad y la confianza para alcanzar un acuerdo. De todo lo cual el Mediador se constituye en garante y promotor, a fin de que efectivamente, la mediación sea la fórmula más idónea para aplicar dentro del sector deportivo, junto al sistema Arbitral, que cuenta con su propia regulación.

Es la propia Ley 10/1990 del Deporte de 15 de octubre de 1990, estatal, la que propicia esta fórmula de resolución conflictual. Allí se recogen varios artículos donde se detallan las materias en las que puede aplicarse las medidas extrajudiciales, como son los artículos 76, 87, 88.1, 88.2. De suerte que incluso la nueva ley del Deporte para Andalucía, ya concluyendo sus últimos trámites parlamentarios, contempla en su artículo 151, la creación de la Comisión Andaluza de Arbitraje y de Mediación, que será la institución que se encargará de regular y desarrollar esta materia, con carácter alternativo al instrumento del arbitraje, a fin de de establecer los sistemas de mediación de resolución de conflictos de naturaleza jurídico deportiva, que se desarrollará reglamentariamente, como reza el artículo 150.2 del proyecto de dicha ley.

Por otro lado, y conforme a la vigente legislación deportiva, ésta permite, la creación en el seno incluso de los propios clubes deportivos, de mecanismo de resolución de conflictos al margen de los tribunales, marcando como principio básico la mediación y el arbitraje. Tal es caso de muchos clubes, que como el Xerez Deportivo Fútbol Club., contiene en sus propios estatutos diferentes órganos internos como puedan ser las Comisiones de Conciliación Extrajudicial, o Comités de resolución de conflictos extrajudiciales.

Así las cosas, la resolución de conflictos mediante el sistema de mediación constituye una gran oportunidad para de la forma más deportiva posible, dirimir toda contienda, de cualquier ámbito, con absoluta vocación de solución pacífica, eficacia y economía, tanto crematística como emocional. Tan eficaz resulta dicho sistema, que ya se ha extendido al ámbito escolar, e incluso se empiezan a hacer algunas experiencias piloto en el ámbito penal, especialmente sensible al principio de acusación.

La Administración estatal, como la Abogacía en su conjunto e incluso el Poder Judicial, no cesan en el impulso de la mediación como método alternativo de resolución de conflictos, porque se está demostrando día a día, su eficacia; como también la gran importancia que los agentes afectos, promotores o causantes de la controversia a dirimir, participen directamente de la toma de decisiones en la solución del conflicto, y sean, precisamente las partes controvertidas, quienes encuentren la solución, la asuman y la lleven a efecto. Esta es la misión del Medidor, propiciar el clima de entendimiento, porque todos podemos solucionar nuestros conflicto, la única dificultad está en encontrar el camino.

Día europeo de la mediación
Un estudio del Hospital Universitario de Emory, en Atlanta (EE.UU.), revela que las personas que padecen depresión entre leve y moderada tienen menos riesgo de enfermedad cardiovascular si practican actividad física de forma regular.

Estudios previos han asociado la depresión con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares y otro tipo de trastornos, así como a un peor pronóstico en caso de padecerlas. Además, hasta el 20 por ciento de los ingresos hospitalarios con un infarto presenta síntomas asociados a la depresión, y los pacientes cardiovasculares tienen el triple de riesgo de sufrir un episodio de depresión, en comparación con la población general.

En un intento por conocer más la relación entre ambos factores, los autores hicieron un seguimiento a 965 personas libres de enfermedad cardiovascular a las que tampoco se les había diagnosticado un trastorno afectivo, de psicosis o ansiedad.

Los investigadores utilizaron unos cuestionarios para evaluar tanto su riesgo de depresión como sus niveles de actividad física, y buscaron posible indicadores que alertaran de una enfermedad cardiaca precoz.

De este modo, vieron que la rigidez o inflamación arterial --conocidos indicadores de enfermedad coronaria en fases iniciales-- asociados a un empeoramiento de los síntomas depresivos eran más pronunciados en aquellas personas con inactividad física. En cambio, los indicadores eran menos frecuentes en aquellos sujetos con una actividad física regular.

Arshed Quyyumi, codirector del Instituto de Investigación Clínica Cardiovascular de Emory afirma que "nuestros resultados ponen de manifiesto la relación entre el empeoramiento de la depresión y el riesgo cardiovascular y la necesidad de analizar de forma periódica a estos pacientes para determinar el riesgo de enfermedades". Añadió que "hay muchos pacientes con enfermedades del corazón que también sufren depresión, y tenemos que seguir investigando para saber si fomentando el ejercicio puede reducir su riesgo".

Ejercicio reduce riesgo cardiovascular
Desplazarse en bici no sólo ayuda a integrar la actividad física en la vida rutinaria de las personas, sino que también contribuiría a disminuir los niveles de contaminación y ruido

Hoy en día nadie duda de que el movimiento sea vida. Aun así, un tercio de la población adulta mundial es físicamente inactiva. Una de las razones de esta inactividad se debe al modo de transporte escogido a la hora de desplazarnos. Concretamente, desplazarse en coche se asocia al aumento de peso y a la obesidad, debido a su contribución a un estilo de vida sedentario. Por ello, la implementación de políticas de movilidad que promuevan modos de transporte activos, como andar o ir en bicicleta, es crucial para incrementar los niveles de actividad física de la población. Dinamarca y los Países Bajos son ejemplares por sus políticas anticoche —como la reducción de plazas de parking— y probicicleta —como la inversión de la mayor parte de su presupuesto vial en infraestructuras ciclistas—. Estos países cuentan con un 20% de ciclistas, frente otros países, como España, que apenas llegan al 5%.

El estudio TAPAS
El estudio TAPAS (siglas en inglés de Transporte, Contaminación Atmosférica y Actividad Física) recogió los patrones de movilidad y los niveles autorreportados de actividad física de 752 adultos de la ciudad de Barcelona durante un año (entre junio del 2011 y mayo del 2012). Con esta información, se quiso determinar si el hecho de ir en bicicleta al trabajo, el desplazamiento que hacemos con más frecuencia, aumentaba el nivel global de actividad física (es decir, se sumaba a otras actividades) o bien sustituía a otras actividades del día a día.

Los resultados, publicados este año en la revista American Journal of Preventive Medicine, muestran cómo la gente que va en bicicleta al trabajo hace dos horas más de actividad física de intensidad moderada a la semana que los que van con coche o moto. Es decir, los niveles de actividad física logrados durante el desplazamiento en bicicleta al trabajo se suman a los niveles haciendo otras actividades no relacionadas con el transporte.

Implicaciones para la salud
El estudio demuestra cómo la actividad física extra que se hace yendo en bicicleta al trabajo es casi igual a la cantidad mínima recomendada para promover y mantener la salud física (por ejemplo, reduciendo el riesgo de una enfermedad crónica), según organismos como la Asociación Americana del Corazón o la Organización Mundial de la Salud. Esto equivale a 150 minutos repartidos en toda una semana, que equivaldría a 30 minutos al día durante los cinco días laborales de una semana.

Puesto que casi la mitad de los desplazamientos hechos en coche en Europa cubre distancias inferiores a cinco kilómetros, la inclusión de la bicicleta como modo de transporte sería una intervención costo-efectiva, siempre asumiendo la provisión de infraestructura apropiada. Además, ir en bicicleta al trabajo no sólo ayuda a integrar la actividad física en la vida rutinaria de las personas, sino que también constibuiría a disminuir los niveles de contaminación y ruido, los accidentes de tráfico y la ocupación del espacio público.
¡Por tanto, toca movernos!

En bici al trabajo
(11-1-2016). La Organización Mundial de la Salud estima que al año se producen 3,3 millones de muertes por inactividad física. El sedentarismo causa el 2,6% del gasto sanitario en países desarrollados.

Según un estudio sobre el ahorro de costes sanitarios de la OMS realizado tras analizar 11 estudios de seis países desarrollados, entre el 1% y el 2,6% del gasto de sanidad en estos países se produce a causa del sedentarismo.

Además, la misma organización alerta que la inactividad física causa 3,3 millones de muertes al año, convirtiéndose así en la cuarta causa principal de mortalidad.

BENEFICIOS SOBRE 23 ENFERMEDADES
El escrito destaca asimismo que la actividad física produce efectos beneficiosos sobre 23 enfermedades, sin embargo, en la mayoría de los países consultados, menos de la mitad de los adultos son suficientemente activos para alcanzar estos beneficios.

Por el contrario, el sedentarismo incrementa el riesgo de padecer enfermedades que suponen un gran gasto sanitario como la diabetes tipo 2, enfermedades del corazón, caídas, fracturas de cadera y depresión, entre otras.

MÁS COSTES INDIRECTOS QUE DIRECTOS
Un estudio reciente relacionado, encontró por su parte que la proporción de los gastos médicos por enfermedades cardiovasculares derivados de la inactividad física era similar en los países desarrollados estudiados (1,5-3%). Además, otros factores relacionados con el sedentarismo como muertes prematuras y discapacidades hacen que los costes indirectos sean mucho más elevados que los directos.

3,3 millones de muertes al año por inactividad
Un estudio en EE.UU. con ratones demuestra efectos positivos para siempre en el cerebro y el metabolismo

El ejercicio físico al principio de la vida mejora la salud del cerebro y metabólica para siempre, según un estudio realizado en EE.UU. con ratones, gracias a que altera positivamente el microbioma intestinal. Este microbioma es más plástico cuanto más joven es su anfitrión, por lo que cuanto antes se empieza a hacer ejercicio, mayor es el efecto.

El intestino humano alberga una colección de más de 100 billones de microorganismos, e investigadores de la Universidad de Colorado en Boulder (EE.UU.) han descubierto que hacer ejercicio al principio de la vida puede alterar esa comunidad microbiana para mejor, promoviendo un cerebro y una actividad metabólica saludables para el resto de la vida.

La investigación, publicada recientemente en la revista Inmunology and Cell Biology, indica que puede haber una ventana de oportunidad durante el desarrollo humano temprano para optimizar las posibilidades de mejora de la salud para toda la vida.

"El ejercicio afecta a muchos aspectos de la salud, tanto metabólica como mental, y la gente sólo acaba de empezar a fijarse en la plasticidad de estos microbios intestinales", dice Monika Fleshner, profesora del Departamento de Fisiología Integrativa y autora principal del nuevo estudio, en la nota de prensa de la universidad.

Los microbios se instalan en el intestino humano poco después del nacimiento y son vitales para el desarrollo del sistema inmune y diversas funciones neuronales. Estos microbios pueden añadir hasta 5 millones de genes al perfil genético global de una persona y por lo tanto tienen un enorme poder para influir en los aspectos de la fisiología humana.

Aunque esta diversa comunidad microbiana sigue siendo algo maleable durante la vida adulta y puede estar influenciada por factores ambientales como la dieta y los patrones de sueño, los investigadores encontraron que los microorganismos intestinales son especialmente "plásticos" a una edad temprana.

El estudio encontró que las ratas jóvenes que hacían ejercicio voluntariamente cada día desarrollaban una estructura microbiana más beneficiosa, incluyendo la expansión de especies de bacterias probióticas en su intestino, en comparación tanto con sus homólogas sedentarias como con ratas adultas, incluso aunque las ratas adultas también hicieran ejercicio.

Edad
Los investigadores no han, hasta el momento, identificado un rango de edad exacto en el que es más probable que cambie la comunidad microbiana intestinal, pero los resultados preliminares indican que cuanto antes mejor.

Una comunidad sólida y saludable de microbios intestinales también parece promover un funcionamiento saludable del cerebro y proporcionar efectos antidepresivos, dice Fleshner. Investigaciones anteriores habían demostrado que el cerebro humano responde a señales microbianas desde el intestino, aunque los métodos de comunicación exactos están todavía bajo investigación.

"Las investigaciones futuras sobre este ecosistema microbiano se centrarán en cómo influyen estos microbios en el funcionamiento del cerebro de una manera duradera", dice Agnieszka Mika, investigadora de posgrado en el Departamento de Fisiología Integrativa de la Universidad de Colorado y autora principal del nuevo estudio.

De cara al futuro, los investigadores también planean explorar nuevas maneras de promover una clara plasticidad de los microbios del intestino en los adultos, que tienden a tener comunidades microbianas estables y más resistentes al cambio.

Ejercicio físico mejora el microbioma intestinal
Según se desprende de un trabajo realizado por los investigadores del Instituto "Jordi Gol", en el que se han analizado a 300 personas mayores de 40 años, el 54% de los pacientes con artrosis no realiza ningún tipo de actividad física y tiene un índice de masa corporal (IMC) elevado. Esta enfermedad afecta a un 12% de la población mayor de 40 años.

Se trata de la enfermedad reumática más prevalente que genera una gran demanda médica. Además, representa el 6% de todas las muertes relacionadas con la artritis. En este sentido, los expertos han recordado la importancia de la prevención: "Las medidas no farmacológicas, como el seguimiento de una dieta y de ejercicio físico, en etapas iniciales y aún no invalidantes es fundamental para intentar frenar la evolución e impedir la aparición de complicaciones y deformidades incapacitantes", comentó la investigadora Alba Muriscot.

Asimismo, las actuaciones de futuro pasan por concienciar a la población de la importancia de las medidas no farmacológicas frente al dolor y promocionar la actividad física como un tratamiento más.

Muriscot también apuntó que "en una situación ideal deberíamos poder enviar a la gente a hacer Aquagym o Natación, al igual que enviamos a rehabilitación cuando tienen crisis de dolor importante; introduciendo un programa de ejercicio físico durante tres meses, de al menos dos veces por semana. Y después que los pacientes pudieran seguir por su cuenta. Habría que acompañar esta introducción de ejercicio con dieta en la mayor parte de los casos, tal vez a través de talleres de iniciación dando pautas de comida y cocinar correctamente".

Otro de los aspectos analizados por el proyecto de investigación ha sido observar la adecuación de los tratamientos. En este sentido, Muriscot comentó que hay una "buena" adecuación farmacológica siguiendo las guías clínicas, por lo que ante dolores agudos se ha prescrito en un 86,7% de los casos antiinflamatorios, y en el 84,8% paracetamol.

En los pacientes con dolor crónico, su tratamiento habitual es con paracetamol en el 71,8%, tal como marcan las guías clínicas, aunque también se ha observado que en un 36% de la muestra no se prescribía o no necesitaba ningún tipo de tratamiento.

Por último, señaló que "está claro que el tratamiento de la artrosis no es únicamente el farmacológico, sino que el no farmacológico es igual de importante, sobre todo en fases iniciales. Pero esto implica un esfuerzo por parte del paciente y no siempre están dispuestos a realizarlo".

A más intensidad no se consumen más calorías
Un estudio explica que esto se debería a que el cuerpo humano se adapta a los altos niveles de actividad.

El ejercicio por sí solo no siempre es suficiente para bajar el peso. Ahora, evidencia reportada este jueves en la revista Current Biology ayuda a explicar por qué: el cuerpo humano cuerpo se adaptan a los niveles de actividad más altos, por lo que las personas no necesariamente queman más calorías, incluso aunque hagan más ejercicio.

Los resultados sugieren que es hora de repensar el efecto de la actividad física sobre el gasto energético diario, dicen los investigadores. También son un recordatorio de la importancia de la dieta y el ejercicio para conseguir la pérdida de peso.

"El ejercicio es muy importante para su salud -dice Herman Pontzer, de la City University of New York, en Estados Unidos-. Eso es lo primero que digo a quien me pregunta acerca de las implicaciones de este trabajo para el ejercicio. Hay un montón de evidencia de que el ejercicio es importante para mantener nuestro cuerpo y mente sana, y este trabajo no hace nada para cambiar ese mensaje. Lo que agrega nuestro trabajo es que nosotros también necesitamos centrarnos en la dieta, sobre todo cuando se trata de administrar nuestro peso y prevenir o revertir el aumento de peso poco saludable".

Las personas que empiezan programas de ejercicios para bajar de peso a menudo ven una disminución en la pérdida de peso (o incluso una reversión) después de unos meses. Estudios comparativos grandes también han demostrado que las personas con estilos de vida muy activos tienen un gasto diario de energía similar a la gente en las poblaciones más sedentarias. Pontzer señala esto realmente dio en el blanco cuando estaba trabajando entre los hadza, una población de cazadores-recolectores tradicionales en el norte de Tanzania.

"Los hadza son increíblemente activos, caminan largas distancias cada día y hacen un montón de duro trabajo físico como parte de su vida cotidiana", relata Pontzer. "A pesar de estos altos niveles de actividad, nos pareció que tenían gastos de energía diarios similares a las personas más sedentarias con estilos de vida modernizados que viven en Estados Unidos y Europa. Eso fue una verdadera sorpresa y me hizo pensar acerca de la relación entre la actividad y el gasto energético", relata.

UN PUNTO LÍMITE EN LA ACTIVIDAD FÍSICA
Para explorar esta cuestión en el nuevo estudio, los investigadores midieron los niveles diarios de gastos y actividad energética de más de 300 hombres y mujeres a lo largo de una semana. En los datos que recogieron, vieron un efecto débil pero medible de la actividad física sobre el gasto diario de energía, pero un análisis más detallado mostró que este patrón sólo se llevó a cabo entre los sujetos en la mitad inferior del espectro de la actividad física.

Las personas con niveles de actividad moderados registraban gastos de energía diaria algo mayores -alrededor de 200 calorías más altas- que las personas más sedentarias. Pero las personas que estaban por encima de los niveles de actividad moderados, no vieron ningún efecto de su trabajo extra en términos de gasto de energía.

"Las personas más activas físicamente gastan la misma cantidad de calorías cada día que las personas que eran sólo moderadamente activas", dice Pontzer. Los investigadores dicen que es hora de dejar de asumir que más actividad física siempre significa más calorías y que puede haber un "punto dulce" para la actividad física, en el que demasiado poco es poco saludable, pero que demasiado ejercicio hace que el cuerpo se ajuste a esas grandes cantidades con el fin de adaptarse.

Pontzer y sus colegas planean ahora estudiar cómo el cuerpo responde a los cambios en el nivel de actividad. Van a empezar por buscar otros cambios -por ejemplo, en la función inmune o el sistema reproductivo- que podrían explicar cómo el cuerpo se adapta a mayores exigencias físicas sin consumir calorías adicionales.

A más intensidad no se consumen más calorías
Un estudio publicado por la Universidad Internacional de Valencia (VIU), al hilo de trabajos precedentes, establece una relación directa y positiva entre el ejercicio físico diario y el rendimiento académico de los adolescentes. El informe revela una mayor capacidad de atención, memoria, aprendizaje y salud. Munideporte le ofrece el trabajo.

El entrenamiento aeróbico de intensidad moderada de tres días por semana durante un año, contribuye al aumento de hasta un 2% del volumen del hipocampo, acompañado de un incremento de la memoria espacial, el flujo sanguíneo, la asignación de nutrientes y de los niveles de proteína y del factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF).

Francesc Llorens, autor del estudio y profesor del Grado de Educación Infantil y Primaria y del Máster en Formación del Profesorado de Educación Secundaria Obligatoria, Bachillerato, FP y Enseñanza de Idiomas de la Universidad Internacional de Valencia, ha remarcado este último aspecto, ya que ese incremento del BDNF repercute en que "las conexiones y la plasticidad neural sean mejores", lo cual influye positivamente en la memoria y el aprendizaje y, por extensión, en el rendimiento académico.

Gracias a esos avances, se producen mejoras en las funciones ejecutivas básicas, como la capacidad de inhibición, la memoria o la flexibilidad cognitiva, que son imprescindibles para el buen desarrollo académico y personal de los alumnos. Según Llorens, "hemos observado en muchos estudios que esa actividad física también repercute positivamente en la salud mental". De hecho, practicar deporte en intensidades aeróbicas moderadas reduce el estrés, la ansiedad y, en general, propicia "unos estados de ánimo mejores".

Sin embargo, estos datos se enfrentan a la realidad de sociedades como la española, donde el sedentarismo sigue creciendo. Algo que se aprecia en el preocupante y paulatino abandono de la práctica de deporte en los escolares con la llegada a la adolescencia. Los porcentajes de práctica de deporte pasan de un 64 por ciento en niños con edades de entre 6-7 años a un 50 por ciento en adolescente de 16-18 años. Además, destaca que las cifras son más alarmantes en las chicas, ya que mientras pasan de un 63% a los diez años a un 35% a los 18, en los chicos el descenso es del 78% al 64%.

Para Llorens, es de "vital importancia crear proyectos de intervención para incluir la práctica de actividad física dentro de las escuelas. De este modo, generaríamos una población físicamente activa, lo que repercutirá positivamente en la salud mental y en el rendimiento académico e nuestros estudiantes". En su opinión, se trata de dar peso curricular a la educación física. "Lo ideal sería una sesión diaria de 45-60 minutos, pero como quizá sea complicado, lo mínimo exigible serían cuatro sesiones de 45 minutos a la semana -el doble de lo disponible actualmente-".

Ejercicio mejora rendimiento académico
Al menos 41 millones de niños menores de cinco años son obesos, y las cifras sobre sobrepeso crecen especialmente en los países en desarrollo, según un informe presentado hoy por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Comisión para el Fin de la Obesidad Infantil fue establecida hace dos años con el objetivo de elaborar un informe sobre recomendaciones transversales y multidisciplinarias par luchar contra la creciente lacra del sobrepeso en los menores.

Dicho trabajo no es un estudio estadístico sino un material pedagógico para incitar a los Estados miembros de la OMS a actuar y a implementar políticas públicas para atajar el problema.

Los expertos que elaboraron el informe se basan sobre datos incompletos en los que no se incluyen cifras de la mayoría de países de Europa ni de Latinoamérica, según especificaron fuentes que han elaborado el texto.

Los datos globales se están aún compilando y la OMS los desvelará más adelantado el año, unas cifras que incluirán también números sobre niños mayores de cinco años y sobre adolescentes.

Por ahora, los datos con los que cuenta la OMS muestran que la prevalencia del sobrepeso en los niños menores de 5 años ha aumentado entre 1990 y 2014 del 4,8 % al 6,1 %.

Lo que en números absolutos implica un incremento desde los 31 millones hace 26 años a los 41 millones.

El número de niños con sobrepeso en los países con ingresos bajos y medios se ha multiplicado por más de dos en el mismo periodo: de 7,5 millones a 15,5 millones.

"El sobrepeso es una pesadilla en potencia en el mundo en desarrollo", dijo en rueda de prensa Peter Gluckman, copresidente de la comisión.

Según los datos con los que cuenta la OMS, en 2014 el 48 % de todos los niños obesos y con sobrepeso vivían en Asia, y el 25 % en África.

El número de niños africanos menores de cinco años en África también ha doblado desde 1990: de 5,4 millones a 10,3 millones.

"La región donde el problema es más alarmante por lo rápido que crece es Asia", alertó Gluckman.

Gluckman explicó que se ha detectado que los niños asiáticos tienen un metabolismo específico que les hace retener las grasas en la parte abdominal del cuerpo y en el interior, rodeando a los órganos, exactamente donde es más perniciosa para la salud.

"Se está estudiando el porqué, pero es un hecho muy peligroso porque esa grasa se instala mucho antes que la externa y que el niño dé señales de sobrepeso y obesidad en el exterior", explicó.

(Leer todo el artículo haciendo click sobre la imagen)

Hipertensión en menores
Según informa la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (Seh-Lelha)

La hipertensión unida a los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo, se está convirtiendo en una de las principales causas del aumento de casos de hipertensión

La Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (Seh-Lelha) informó hoy a través de un comunicado de que la elevada prevalencia de la obesidad infantil en España, unida a los malos hábitos alimenticios y el sedentarismo, se está convirtiendo en una de las principales causas del aumento de casos de hipertensión en menores en nuestro país.

Los expertos de Seh-Lelha señalaron que mientras la hipertensión arterial es muy excepcional en bebés y niños pequeños, la incidencia de esta patología está aumentando considerablemente entre los niños mayores y los adolescentes al estar directamente relacionada con la obesidad y otros factores como el consumo excesivo de sal, o de alcohol.

El presidente de la organización, Julián Segura, recordó que, según datos recientemente publicados por la Organización Mundial de la Salud, alrededor de 41 millones de niños sufren actualmente obesidad en el mundo. “Esto generará a la larga, si no lo está generando ya, un problema importante de salud a nivel mundial, ya que un niño con la presión arterial elevada tiene más riesgo de convertirse en un adulto hipertenso”, advirtió.

El doctor Segura subrayó que un menor que desarrolla hipertensión corre el riesgo de experimentar daños en el corazón (hasta un 40% de los menores hipertensos pueden sufrir hipertrofia del ventrículo izquierdo), riñones y vasos sanguíneos. De hecho, según el presidente de Seh-Lelha, “la presión arterial elevada puede generar un engrosamiento de los vasos sanguíneos que permanece incluso 20 años después, en la edad adulta, cuando este grosor es un factor de riesgo para desarrollar infarto de miocardio e ictus.

Por este motivo, desde Seh-Lelha se instó a las familias en las que haya menores con sobrepeso a revisar su presión arterial para intentar descubrir cuanto antes si el menor está sufriendo esta patología sin saberlo o si corre el riesgo de desarrollarla.

En este sentido, tanto para prevenir la aparición de la enfermedad como para controlarla en el caso de que ya haya aparecido, el presidente de Seh-Lelha recomendó a las familias que identifiquen sus hábitos de vida poco saludables y los modifiquen, ya sea a través de la dieta, el nivel de actividad física, etc.

La importancia de los hábitos

En este sentido, Julián Segura afirmó que para conseguir que un niño mejore sus hábitos alimenticios o sus rutinas de ejercicio, es “fundamental involucrar tanto a los padres como al resto de la familia y modificar los hábitos incorrectos en todo el núcleo familiar.

Así, se debe de fomentar la actividad física y las actividades en grupo y al aire libre, frente a los juegos con el ordenador o la videoconsola. Julián Segura, especialista en hipertensión, recomendó realizar 40 minutos de actividad física aeróbica (moderada o intensa), entre 3 y 5 días a la semana, y evitar más de dos horas diarias de actividades sedentarias.

Se ha demostrado que la pérdida de peso conlleva una mejoría en el control de la hipertensión en niños y adolescentes, con independencia de otros factores, y que ayuda también a prevenir su aparición”, explicó. Y añadió que “incluso pequeñas pérdidas de peso, aunque no lleguen a alcanzar el objetivo deseable, pueden ayudar a reducir e incluso normalizar el control tensional.

Según los expertos, también deberían vigilarse las comidas e intentar seguir una dieta sana y variada, reduciendo la ingesta de sal y aumentando la de potasio (plátanos, acelgas, cardo, patatas, entre otros). Además, recomiendan evitar consumir azúcar en exceso, refrescos, grasas saturadas y tomar muchas frutas, vegetales y cereales.

La evaluación de la hipertensión arterial en niños y adolescentes está enfocada a detectar hipertensión secundaria (es decir, originada por una causa concreta), que puede ser curable. Generalmente se comienza con terapia no farmacológica (modificación de hábitos de vida), seguido de la terapia con fármacos.

Hipertensión en menores
Según un estudio las personas que realizan ejercicio con frecuencia reducen un 30 por ciento las visitas al médico

Los beneficios de hacer deporte de forma frecuente para la salud están más que demostrados. Sin embargo, el sedentarismo sigue siendo un problema en nuestro país. Por ejemplo, el 55 por ciento de los españoles no realiza una actividad física «suficiente» para cuidar su salud. El dato lo aporta el doctor José Antonio Casajús, catedrático de Medicina del Deporte de la Universidad de Zaragoza y responsable en España del programa «Exercise is medicine».

Su recomendación para mejorar nuestra salud: realizar 30 minutos de ejercicio físico moderado cinco días a la semana para mejorar el estado general de salud y también para prevenir algunas dolencias, como el síndrome metabólico y la obesidad. Y es que un estudio reciente apunta que las personas que realizan ejercicio con frecuencia reducen un 30 por ciento las visitas al médico.

Por eso, los expertos tienen claro que la actividad física es «una buena terapia» para algunas de las enfermedades más prevalentes. Una terapia que no le cuesta dinero a las arcas públicas y que ayuda a mejorar dolencias como la hipertensión o la obesidad. Por contra, el sedentarismo es una pesada carga para el sistema sanitario público, por las enfermedades que provoca a corto y largo plazo.

Por eso se ha puesto en marcha el programa «Exercise is medicine» que pretende concienciar a la población de la importancia de practicar deporte de forma moderada.

Según los expertos, la inactividad física es el cuarto factor de riesgo de mortalidad más importante en el mundo. Para el investigador Steve Blair, la condición física tiene un efecto más importante que la obesidad, fumar o la hipertensión sobre la mortalidad.

Con este programa se pretende llevar la «vacuna del ejercicio físico» al mayor porcentaje de la población española posible, ya que es un importante factor de protección para dolencias como el ictus, la diabetes tipo 2, el cáncer de colon y el de mama.

Mas ejercicio, menos médico
El sector del deporte para aficionados presiona al Gobierno para acabar con la lacra del sedentarismo

¿Se imagina que pudiera desgravarse la cuota del gimnasio? ¿O, si es empresario, recibir una bonificación por animar a sus empleados a salir a correr? Sí, suena a ciencia ficción, pero a lo mejor está más cerca de lo que creemos. Este miércoles, el lobby del deporte para aficionados (unificado dentro de una organización creada este año, la Fundación Vida Activa y Saludable, que engloba a gimnasios, proveedores y alguna universidad) celebró su primer simposio, destinado a dar un toque de atención a las administraciones para que promuevan de manera efectiva la actividad física entre la ciudadanía. El escenario del evento podría ser significativo: la sede del Ministerio de Sanidad, en Madrid, cuyo añejo salón de actos se llenó de profesionales del sector del deporte no en chándal, sino con traje y corbata.

Que la vida sedentaria perjudica la salud es una evidencia abrumadora de la que la inmensa mayoría de la población es consciente. Y, sin embargo, las cifras de sobrepeso y obesidad van en aumento. Según un informe del Ministerio, un 53,7% de la población española mayor de 18 años padece obesidad o sobrepeso. Entre los niños, afecta al 27,8%. De seguir por este camino, la Organización Mundial de la Salud (OMS) vaticina que en 2030 el 48% de los hombres y el 22% de las mujeres serán obesos. Algo está fallando, y desde la Fundación VAS opinan que es consecuencia, entre otras cosas, con un problema de comunicación: “Apenas hay campañas de concienciación”, dice su presidente, Gabriel Sáez.

O lo practicas, o lo repudias
Pero, ¿no practicamos cada vez más deporte? Sin duda, pero se está abriendo una brecha social en el terreno de la actividad física igual a la que existe desde hace décadas en Estados Unidos, según comenta el profesor Alfredo Jiménez, representante de la Comisión de Investigación y Divulgación de la Fundación VAS y director del Centro de Investigación en Biología Aplicada y Ciencias del Ejercicio de la Universidad del Coventry (Reino Unido). “Los individuos físicamente activos están superconvencidos y cada vez lo están más, mientras que los inactivos ven la práctica deportiva como algo cada vez más lejano, y no hay una figura que facilite su cambio. Esa polarización está empezando a ocurrir en Europa y también en nuestro país”, advierte.

Para revertir la situación “realmente hacen falta tres cosas”, añade el profesor Jiménez. “Explicar a la gente por qué se tiene que mover, aportando evidencias; crear oportunidades, para que la gente lo pueda practicar; y transmitir que se puede llegar a disfrutar con ese comportamiento, algo que no ocurre al principio”. El segundo factor es el que depende de las administraciones (ojo: el deporte en España es competencia exclusiva de las comunidades autónomas), y el que ha llevado a los miembros de esta fundación a difundir la idea de que: “El deporte es un asunto de Estado”.

Paquete de propuestas
Esta iniciativa pone sobre la mesa del Gobierno una batería de medidas concretas. Algunas atañen al modo en que se inculca la actividad física en la escuela, como ampliar el tiempo que se dedica a ella. “También, que en primaria fuera exigible que la enseñanza de la educación física la impartieran licenciados en ciencias del deporte. Y educar a los niños en los hábitos de la vida saludable: con un minuto al día bastaría”, señala Gabriel Sáez. En el ámbito laboral, proponen “modificar la ley de riesgos laborales para que se preocupe también de evitar el sedentarismo en los puesto de trabajo y que se bonifique a las empresas que sean más activas”. Abogan por beneficios fiscales, “de modo que el ciudadano que acude a un centro deportivo pueda desgravarse la cuota del gimnasio dentro de su renta, o que se reduzcan los impuestos vinculados a la práctica deportiva”, lo que equivaldría a una rebaja del IVA, actualmente del 21%.

Ponen como ejemplo iniciativas de éxito como UK Active, que ha conseguido integrar a agentes del deporte de todas las administraciones en el Reino Unido para tratar de movilizar a los británicos inactivos. También en Reino Unido, la campaña Bike 2 Work contempla incentivos para empresarios y empleados si estos se acogen a este programa que fomenta el uso de la bici para ir al trabajo, lo que ha propiciado que, según el profesor Jiménez, tres millones de británicos usen las dos ruedas cada día para ir a trabajar. Algunos de estas campañas las está coordinando EuropeActive, organización que declara en su web que su ambición es que en 2025 haya 80 millones de usuarios de centros de fitness en el continente.

Menor gasto sanitario
Existe un cebo para que las administraciones se impliquen: el ahorro que la práctica deportiva supone a los presupuestos sanitarios. “Claramente, en el Ministerio de Sanidad están muy preocupados, pues ven las cifras de lo que les cuestan todas las enfermedades asociadas al sedentarismo”, dice Gabriel Sáez. “Unos mil millones de euros por costes indirectos”, reconoció en el simposio Victoria Ley, jefa del Departamento de Deporte y Salud de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte (AEPSAD), revelando implícitamente el atractivo de la reducción del gasto.

“Hay que seguir incrementando la conciencia social del problema e identificando buenas prácticas. Los ejemplos que hemos visto son buenos y debemos evaluarlos”, dijo Teresa Romero de Dios, directora ejecutiva de la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), dependiente del ministerio, quien, sin embargo, redujo su intervención a sacar pecho por una miríada de recomendaciones, programas, plataformas, planes de acción, estrategias y documentos de las que la calle no tiene noticia. Miguel Cardenal, presidente del Consejo Superior de Deportes, fue algo más concreto, y apuntó la necesidad de que, para empezar, “a la gente que trabaja en el mundo del deporte se le dé de alta en la Seguridad Social, que no estén en la economía sumergida. Es verdad que viven su trabajo con pasión, pero eso no significa que lo quieran hacer gratis. Eso hará crecer el deporte”.

La pelota está ahora en el tejado del Gobierno. Con la particularidad de que dentro de mes y medio hay elecciones y cabe la posibilidad de que el Ejecutivo sea otro. En cualquier caso, a partir de 2016 podremos comprobar si, mande quien mande, el tema de la actividad física se toma por fin como una prioridad.

Desgravar
La Fundación VAS (Vida Activa y Saludable) ha organizado este miércoles su primer simposio anual bajo el lema ‘Bases para la transformación de España en una sociedad más activa, más sana y más feliz’, en colaboración con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.

El principal objetivo que se ha planteado la Fundación VAS con la organización de esta primera cita anual es la de actuar como agente dinamizador y transformador y llamar la atención sobre los efectos devastadores del generalizado comportamiento inactivo de nuestra sociedad. Además, tiene como fin identificar, dándoles peso y valor, a aquellas instituciones, organismos y estrategias puestas en marcha, en nuestro país y en el mundo, para encontrar soluciones a este verdadero reto social.

El evento se ha celebrado en el salón de actos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad y su apertura ha corrido a cargo de D. José Javier Castrodeza Sanz, director general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad; D. Gabriel Sáez Irigoyen, presidente de la Fundación VAS, y D. Miguel Ángel Cardenal Carro, presidente del Consejo Superior de Deportes.

Agentes dinamizadores de una sociedad más activa
La inactividad física, y por ende sus consecuencias, es uno de los fenómenos que más repercusión está teniendo y tendrá en las condiciones de vida y de salud de los ciudadanos y, muy especialmente, sobre los sistemas de salud y su viabilidad. Éste ha sido el tema en torno al que se ha desarrollado la primera ‘Mesa Institucional’ del simposio, en la que se han abordado estrategias puestas en marcha por diferentes administraciones e instituciones para enfrentar este nuevo reto, actuando como elementos dinamizadores de una sociedad más activa y saludable.

Esta primera parte de la jornada ha contado con la participación de Dña. Teresa Robledo de Dios, directora ejecutiva de AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición); D. Miguel Ángel Cardenal Carro, presidente del Consejo Superior de Deportes; y D. Cliff Collins, director de Programas de EuropeActive.

A continuación se ha celebrado una ‘Mesa de Expertos’ durante la cual se han compartido experiencias y buenas prácticas, desarrolladas por agentes tradicionales y no tradicionales, en programas para la activación de la sociedad, de las que han surgido las claves de la actividad a llevar a cabo por la Fundación VAS.

Esta ‘Mesa de Expertos’ ha estado formada por el Dr. Stevan Mann, director of research en el UKActive Research Institute; Victoria Ley Vega de Seoane, jefa del Departamento de Deporte y Salud de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte; y el Prof. Alfonso Jiménez, representante de la Comisión de Investigación y Divulgación de la Fundación VAS y director del Centro de Investigación en Biología Aplicada y Ciencias del Ejercicio de la Universidad del Coventry (UK).

Algunas conclusiones a destacar:
• Victoria Ley, Jefa del departamento de deporte y salud del CSD mencionó que en España la inactividad física supone unos mil millones de euros en gasto sanitario y 5 mil millones de euros por costes indirectos.
• El Prof. Alfonso Jiménez, de la Universidad de Coventry, Cuando una persona cambia el comportamiento "contamina" a un montón de gente con lo cual la acción global es muy buena.
• El presidente de la Fundación VAS, Gabriel Sáez Irigoyen, ha querido poner en relieve, a modo de breve conclusión, que “el objetivo fundamental de la fundación es lograr posicionar la actividad física y el deporte como un asunto de Estado”.

Simposio FVAS
Expertos reunidos en el simposio 'Bases para la transformación de España en una sociedad más activa, más sana y más feliz', organizado por la Fundación Vida Activa y Saludable, en colaboración con el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, han abogado por considerar al deporte como una "cuestión de Estado" y legislar para impulsar el comportamiento activo y saludable entre la población.

Y es que, tal y como han recordado, la inactividad tiene unos efectos "devastadores" en la población española, siendo uno de los fenómenos que "más repercusiones está teniendo y tendrá" sobre las condiciones de vida y salud de los ciudadanos de todo el mundo y, "muy especialmente", sobre los sistemas de salud y su viabilidad.

Por ello, los expertos han aseverado que el deporte es la "principal y nueva píldora milagrosa" del siglo XXI, aunque han insistido en la necesidad de que se legisle y se conciencie para que los españoles sean "más activos".

"Los factores más importantes a considerar para fomentar un comportamiento activo y saludable entre la población española son fundamentalmente dos, que se legisle y se conciencie a través de medidas de coordinación institucional, de carácter legislativo, medidas integradas de concienciación y medidas de apoyo fiscal y económico", han apostillado los especialistas.

Finalmente, han subrayado la importancia de la cooperación y colaboración entre las administraciones y el tejido productivo y asociativo del mundo del deporte, y han recomendado consolidar esta unión como una alternativa "eficaz, eficiente y sostenible".

Simposio FVAS
La cifra de personas que sufren sobrepeso es cada vez mayor, según la Organización Mundial de la Salud ascendió a 1900 millones en 2014. Los expertos afirman que la mejor solución pasa por hacer deporte pero a la hora de comenzar es frecuente que se sufran lesiones en las articulaciones. Para evitar que esto suceda el Dr. Manuel Villanueva, traumatólogo de Avanfi (tulesióndoportiva.com), da las claves para comenzar a hacer deporte cuando se sufre sobrepeso.

Moverse en casa...
Empezar a hacer deporte debe de ser algo que surja de manera natural y, para ello, el doctor recomienda empezar por algo tan sencillo como moverse. Las casas y el entorno están llenos de escaleras que subir y bajar, pasillos que recorrer a buen paso... Participar en las labores domésticas también es de gran ayuda: fregando el suelo se consumen 640 calorías.

... Y moverse fuera
Este proceso ha de ser algo natural, no forzado. No se trata de convertirse de golpe en un deportista de élite, se trata de hacer ejercicio de forma pausada y a buen ritmo. Por ejemplo, paseando es importante controlar el ritmo (la clave es el coger el que puede mantenerse sin un esfuerzo sobrehumano). Para evitar el aburrimiento, se puede hacer marcha en grupo: con la compañía adecuada, ponerse en forma puede ser hasta divertido.

Primeros deportes
Una vez que todos estos pasos hayan ido dando fruto y la autoconfianza haya crecido, se debe comenzar con una actividad más exigente. Ante todo, debe de ser un deporte que pueda resultar atractivo y que consiga engancharnos como puede ser ir al gimnasio, a clases de baile o pádel.

Riesgos a evitar
Padecer alguna lesión es mucho más probable cuando se lleva a cabo una actividad deportiva de forma impetuosa, sin control, ni guía profesional o médica. El Dr. Villanueva advierte que uno de los grandes riesgos es hacerse daño en las articulaciones, no solo en las rodillas, sino también en caderas, tobillos y columna lumbar. La razón apunta el doctor es que "el exceso de peso aumenta la presión sobre el arco de la planta mientras que se permanece de pie o se anda; este sufrimiento es el precursor del dolor en el pie y la rodilla".

Controlar la alimentación
La raíz del problema, insiste el traumatólogo, está en la transformación de los hábitos de vida que se han convertido en un problema de salud empezando por los más pequeños. Precisamente son ellos, a los que la familia, con un prisma coordinado de una cultura de alimentación y el deporte deben de educar y así comenzar a subsanar este problema antes de que determine su vida.
Independientemente de la edad, la alimentación es uno de los factores más importantes. Una dieta variada y completa, rica en frutas y verduras, pero sin olvidar otros nutrientes, favorecerá una bajada de peso controlada.

Madrid a 6 de Agosto del 2015. La semana pasada la Fundación VAS firmó un acuerdo con Gestiona, empresa que engloba más de 60 instalaciones deportivas, uniéndose así a su causa para conseguir impulsar la práctica de actividad física en la sociedad.
La Fundación VAS y Gestiona lucharan a partir de ahora por un objetivo común, que cada día haya más personas que hagan deporte como forma de vida saludable. Con este acuerdo, los más 150.000 usuarios de las instalaciones deportivas de Gestiona, se unen a la Fundación VAS, superando así el millón de usuarios los que son ya englobados por esta fundación sin ánimo de lucro y entre cuyos objetivos destacan: difundir a la sociedad estilos y hábitos de vida saludables, promover los valores propios del deporte y elevar el índice de práctica deportiva del país.
Con este acuerdo Gestiona se une a un amplio grupo de colaboradores de la Fundación, importantes marcas a nivel nacional como Technogym, Matrix Fitness, GH Sports, PRECOR, entre otras, ya trabajan desde hace tiempo unidas por este proyecto que trata de proporcionar una vida saludable a todos los habitantes de este país.
Desde la FundaciónVAS tienen muy claro que es importante que todos implicados en la práctica de actividad física se conciencien de la importancia de la misma, de forma que todos los actores y organismos implicados se involucren de forma transversal en esta lucha: “ El deporte es una cuestión de estado”. Se trata de un proyecto en el que todos ganamos.

Persona de contacto para más información y concertar entrevistas:
Jorge Rosales
coordinacion@masenweb.com
Tel. 685 504 376
Madrid, 18 mar (EFE).- El ministro de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Alfonso Alonso, ha recibido hoy el premio especial "Corazón Solidario de Oro 2015" y, durante su intervención, ha señalado que más del 75 % de la población española no hace suficiente ejercicio.

Estos galardones, que se han entregado en el marco del V Simposio de Prevención en el Fútbol y el Deporte, distinguen a personas, organismos e instituciones que han destacado por una labor de excelencia divulgando o cuidando la salud de los deportistas.

Alonso ha explicado que tres cuartas partes de los españoles no realiza la suficiente actividad física y ha subrayado que el Ministerio recomienda que se practique ejercicio moderado como mínimo 150 minutos a la semana, en al menos cinco días.

En cuanto a los más pequeños, ha indicado que en España hay seis millones de niños que tienen un problema de sedentarismo.

"Nuestros estudios nos dicen que sólo el 30 % de los chicos y el 13 % de chicas realizan al menos 60 minutos de actividad física al día", ha añadido el titular de Sanidad.

En este sentido, ha manifestado que van a poner en marcha el programa "Dame 10", para que los profesores hagan descansos de diez minutos entre clase y clase y los dediquen a la práctica de ejercicio.

Aunque no se baje de peso, el deporte mejora la salud de las personas obesas.

Mary Trieu va al gimnasio una hora entre tres y cinco días a la semana. Mide 1,60 m y pesa 93 kilos. Trieu evita la comida basura, aunque no está a dieta. Hace ejercicio para mantener su peso estable y porque le gusta. Un estudio reciente subraya que la actividad física ofrece beneficios importantes de salud a las personas con sobrepeso u obesas, incluso si no bajan de peso. El estudio, de 334.000 europeos durante un periodo de 12 años, registró un número dos veces mayor de muertes debido a la falta de ejercicio que debido a la obesidad.

La investigación, publicada en American Journal of Clinical Nutrition, respalda estudios anteriores sobre el valor del ejercicio para mejorar la salud. Halló que incluso una caminata de 20 minutos todos los días puede alargar la esperanza de vida.

Algunos doctores dicen que la industria de las dietas y la cultura popular exageran la pérdida de peso y subestiman los beneficios del ejercicio para las personas de cualquier peso. La publicidad de los gimnasios resalta cuerpos esbeltos. Muchas personas dejan de hacer ejercicio si no pierden peso. En los últimos días, han surgido imágenes en Twitter e Instagram de mujeres de todos los tamaños haciendo yoga y la modelo de tallas grandes Ashley Graham saldrá en un anuncio para el minorista de trajes de baño Swimsuits For All en la edición de este mes de la revista Sports Illustrated.

Greg Degnan es director médico de ACAC, una cadena de gimnasios de Estados Unidos que ofrece guía médica. Degnan dice que la obesidad conlleva riesgos inherentes de enfermedades cardíacas, hipertensión y diabetes tipo 2. Bajar de peso puede ser crucial para la prevención. Sin embargo, señala, «nos hemos concentrado demasiado tiempo en las dietas». El ejercicio mejora la presión sanguínea, reduce el colesterol y mejora la circulación de las personas con sobrepeso.

El polémico índice

Generalmente, las personas son consideradas obesas si tienen un índice de masa corporal de 30 o más, y con sobrepeso si esa medida es de entre 25 y 29,9. El índice de masa corporal es la relación entre estatura y peso. Algunos en la comunidad médica critican el índice como una medida de salud individual.

Dicen que no distingue los diferentes tipos de masa corporal.

Jeanette DePatie dice que la gente en el gimnasio asume que todas las personas con sobrepeso están tratando de perder kilos. Algunas le han dicho: "Sigue así y obtendrás el cuerpo que quieres". DePatie es una instructora certificada en California, conferenciante y escritora sobre el tema. Hace unos 16 años, leyó un libro que criticaba la industria de las dietas y tuvo una epifanía: "No soy la única que fracasa en esto. Casi todos lo hacen". Empezó a buscar ejercicios que disfrutara, y ahora los enseña. Se ha dado cuenta de que ahora duerme mejor, tiene estados de ánimo más estables y se enferma con menos frecuencia.

La mayoría de las personas que hacen dietas, fracasan en su intento de mantener la pérdida de peso, dice un estudio de UCLA. La mejor manera de perder peso y mantenerlo es haciendo cambios realistas y de largo plazo en la alimentación y hacer ejercicio de manera regular, según la Clínica Mayo. Mirna Valerio, profesora de español y entrenadora del equipo de carrera a campo traviesa de una escuela en Georgia, corre con regularidad. Valerio, de 39 años, relata sus recorridos y otras carreras de larga distancia en el blog Fat Girl Running. El blog incluye recomendaciones sobre equipos de entrenamiento para personas con sobrepeso y una historia sobre su frustración con doctores que asumen con solo verla que no hace ejercicio.

Dice que viene de una familia de personas altas y con kilos de más. Y es que los estudios han demostrado que los genes pueden influir sobre el peso de una persona.
(3-3-2015). La semana pasada, la Fundación Vida Activa Saludable hizo una parada en Barcelona donde explicó su filosofía y eje de acción para este 2015, mientras sigue sumando apoyos y enfatizando su condición de “plataforma que representa a todos los profesionales de verdad y sin excepción”.
Tras presentarse oficialmente en Valencia, A Coruña y Granada, la semana pasada le tocó el turno a Barcelona dentro del tour de presentación que la Fundación llevará a cabo por toda España a lo largo de los próximos meses.
Como en las anteriores convocatorias, la asistencia al acto en Barcelona fue “notablemente satisfactoria”, según explica el gerente de la plataforma Alberto García, quien afirma que en la reunión “participaron 36 representantes de los principales operadores del sector, tanto grandes como de pequeñas instalaciones”.
Igualdad de condiciones
Precisamente, la posibilidad de un ente que aglutine a centros deportivos y gimnasios de todas las características y tamaños, es uno de los principales fines que persigue la Fundación Vida Activa Saludable, como expresa García: “Esta fundación representa a la actividad física sin excepción, y está abierta a todos los profesionales que compartan el objetivo de promover la actividad física pautada en la sociedad”.
Un aspecto que el gerente asegura que está siendo muy valorado tanto por los centros que se suman a la iniciativa como los que la escuchan por primera vez. “Por el momento, lo más valorado es el hecho de que en la Fundación estén representadas tanto las empresas grandes como las pequeñas y que todos tengan el mismo voto, sin importar el número de centros”, comenta García, quien señala además que “hemos oído muchos comentarios de profesionales que celebran que por fin haya una plataforma que represente a todos de verdad”.
Presentación del eje de acción y de las comisiones de trabajo La reunión sirvió para explicar a los asistentes los objetivos generales de la organización, quiénes son sus impulsores, el plan de actividades y los ejes de acción para este 2015.
También se presentaron las cinco comisiones de trabajo constituidas: Institucional, Comercial, Económica, de Investigación y de Actividades, así como una Comisión Ejecutiva y un Patronato compuesto por diez miembros, a los que se les irá añadiendo nuevos representantes “a medida que la agrupación crezca”.
De todas las comisiones, Alberto García resalta especialmente la comisión de investigación, que estará liderada por Alfonso Jiménez, decano de la Universidad Europea, y que “nos permitirá evidenciar datos para obtener más apoyos a través de la creación de un Observatorio”, afirma García.

Actividades

En cuanto a las actividades, la Fundación dio a conocer las campañas contra la obesidad infantil y la promoción de la actividad física en la edad madura, que ya están en marcha; así como diversas reuniones con los distintos grupos parlamentarios para que apoyen la promoción del deporte en sus programas electorales.
Paralelamente, se presentó la Gala Anual Vida Activa Saludable, que se celebrará a finales del mes de noviembre y que buscar ser “los Goya del deporte, la gala del deporte y de la actividad física”.
Próximas reuniones en Extremadura y País Vasco
La Fundación Vida Activa Saludable se constituyó formalmente el pasado 26 de enero y actualmente aglutina un total de 160 centros deportivos.
El próximo 5 de marzo, el Patronato de la Fundación tienen previsto reunirse en el club Siglo XXI de Madrid en un acto al que asistirá sólo los que ya son miembros de la Fundación.
Más adelante, se retomará el tour de presentación que pasará próximamente por Extremadura y el País Vasco.
Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), en colaboración con la Universidad Europea y la Universidad Autónoma de Madrid, han llevado a cabo un estudio que revela que el 76,3% de los adultos que viven en la Comunidad de Madrid no realiza actividad física en el tiempo libre o la que hace no es suficiente para alcanzar las recomendaciones mínimas para obtener beneficios sobre la salud. Como resultado de la investigación se han identificado distintos colectivos de riesgo a los que dirigir de forma prioritaria posibles programas de intervención dentro de las estrategias de salud pública.

El estilo de vida es un factor determinante en la morbilidad y mortalidad de la población. Diferentes estudios hacen referencia a la función de la actividad física como elemento protector ante enfermedades tanto físicas como mentales, e incluso frente a la muerte. Por el contrario, la inactividad física ha sido relacionada con la mortalidad, así como con una baja calidad de vida.

Diversas instituciones han elaborado recomendaciones mínimas de actividad física atendiendo a su frecuencia, duración e intensidad, para tratar de lograr beneficios sobre la salud. Las más aceptadas son las que trazaron conjuntamente los Centers for Disease Control and Prevention y el American College of Sports Medicine (ACSM) en 1995. Dichas recomendaciones fueron actualizadas posteriormente en 2007 por el ACSM y la American Heart Association (AHA). En líneas generales, en ellas se establece la necesidad de realizar al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico moderado cinco días a la semana o un mínimo de tres días de ejercicio aeróbico intenso con una duración de al menos 20 minutos cada día, o una combinación de ambos tipos de trabajo. Sin embargo, pese a los beneficios que conlleva la práctica regular de actividad física, aún existen elevados porcentajes de población inactiva o que no alcanza las recomendaciones mínimas que acaban de ser descritas.

La actividad física puede desarrollarse en tres ámbitos o dominios diferenciados como son el trabajo u ocupación habitual, el transporte (desplazamientos caminando o en bicicleta para ir de un lugar a otro) y/o el tiempo libre. De ellos, la actividad física efectuada en el tiempo libre, entendida como el ejercicio o el deporte realizados con independencia del trabajo, la ocupación habitual y/o el transporte, es la que presenta habitualmente asociaciones positivas con distintos indicadores de salud. Por tanto, buena parte de los esfuerzos para la promoción de la actividad física deberían dirigirse específicamente a este ámbito o dominio.

Los resultados de la investigación en la que ha participado la UPM constatan que, en el caso concreto de la Comunidad de Madrid, el 76,3% de la población adulta no realizaba suficiente actividad física en el tiempo libre. Para determinar esta prevalencia del sedentarismo, se realizó un estudio transversal, empleándose la entrevista telefónica estructurada como técnica de recogida de datos. Se entrevistó a un total de 1.330 personas residentes en la región y con edades comprendidas entre los 18 y los 65 años.

Cuestionario

Para cuantificar la actividad física en el tiempo libre e identificar a la población sedentaria, se utilizó la versión 2 del Global Physical Activity Questionnaire (GPAQv2), que consta de 16 preguntas. Este cuestionario proporciona información sobre la intensidad (moderada o vigorosa), la frecuencia (días en una semana típica) y la duración (horas y minutos en un día típico) de las actividades físicas desarrolladas en tres dominios: trabajo (empleo remunerado o no remunerado, estudio, tareas domésticas o búsqueda de trabajo), desplazamientos (caminando o en bicicleta) y tiempo libre (ocio). En el presente estudio solamente se consideraron los datos relativos a la actividad física efectuada en este último dominio, esto es, en el tiempo libre.

La alta incidencia de sedentarismo detectada entre los habitantes de la Comunidad de Madrid pone de manifiesto la conveniencia de articular políticas de salud pública encaminadas a incrementar la actividad física durante el tiempo libre. Además, de los adultos que viven en la región, los colectivos de población que tienen una mayor probabilidad de adoptar un comportamiento sedentario durante el tiempo libre, en comparación con sus respectivos grupos de referencia, son: las mujeres; las personas con edades comprendidas entre los 41 y los 50 años; las que tienen un estatus económico medio y/o bajo; así como aquellas que carecen de un modelo paterno y/o materno en cuanto a la realización de actividad física en el tiempo libre.

  La información obtenida en este estudio puede ser útil para el diseño de estrategias de salud pública encaminadas a promocionar la actividad física en el tiempo libre en la Comunidad de Madrid, pero es necesario llevar a cabo más investigación que evalúe los niveles de actividad física de la población con métodos objetivos (por ejemplo, mediante acelerometría). Además, las futuras estrategias dirigidas a promover la actividad física deberían considerar también el papel de las variables relacionadas con el entorno de residencia, no analizadas en este estudio (diseño urbano, sistemas de transporte, disponibilidad de espacios verdes y de equipamientos deportivos, etcétera), sobre los niveles de actividad física de la población.


Carmen Alborch, secretaria de la Mesa del Senado, es la protagonista de la portada del no 61 de la revista Deportistas. Expresa su deseo de que “la subida del IVA deje de estar vigente dentro de poco”. “España se Mueve”, comunidades, ayuntamientos, artículos de opinión y nuevos e interesantes confidenciales completan este número.

La protagonista de portada de este nuevo número es Carmen Alborch, Secretaria de la Mesa del Senado. Aunque se confiesa poco deportista, espera retomar la práctica del Pilates, que tanto le entusiasmó hace unos años. Sobre el incremento de los impuestos que gravan la actividad física en nuestro país, desea que “la subida del IVA deje de estar vigente dentro de poco”.

Se ofrece también información sobre las últimas actividades relacionadas con el movimiento “España se Mueve”. Destacan los convenios de colaboración con la Red Española de Ciudades Saludables (FEMP) y de la Comunidad de Madrid, a través de la Dirección General de Deportes, que se suman a esta iniciativa.

Otra noticias están relacionadas con las actividades de “Movinivel +” en Villanueva de la Cañada y Móstoles, las de “No te pares” en Humanes de Madrid y Villanueva de la Cañada, el V Raid Montes de Robledo y los próximos eventos con los centros deportivos Supera para 2015.

Entre los confidenciales sobresale el referido al intenso final de año del Consejo Superior de Deportes. La petición de los expertos de horarios más familiares para aumentar la práctica deportiva femenina, el nombramiento de Araceli Boraita como directora del Centro de Medicina del Deporte del CSD y las gestiones de FNEID para conseguir la reducción del IVA en el deporte, son otras de las revelaciones.

Deportistas publica información sobre el proyecto “Valor Tarragona 2017”, el homenaje de la Fundación Barcelona Olímpica a los Juegos de 1964 y el balance de las actividades de la Fundación Deporte Joven en 2014, marcadas por el Legado María de Villota.

Los ayuntamientos vuelven a ser protagonistas: El balance del X Circuito de Carreras Populares de Valencia, la nueva edición del programa de actividades deportivas en la nieve del Ayuntamiento de Madrid, la exposición sobre el deporte cántabro inaugurada por el alcalde de Santander, Íñigo de la Serna, la designación de Alcobendas como “Ciudad Europea del Deporte 2015”, los “Campus Gigantes del Basket” de Getafe, la remodelación de diversas instalaciones municipales de Móstoles, la segunda edición de la San Silvestre Solidaria de Villanueva de la Cañada y la puesta en marcha de la Ciudad Deportiva de Espartales en Alcalá de Henares. La información de las comunidades y nuevos artículos de opinión completan este nuevo número.

Deportistas nace como complemento al Portal www.munideporte.com, una iniciativa de la empresa Equipo de Gestión Cultural (EGC) que surgió a través de la colaboración con la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y la Federación de Municipios de Madrid (FMM). Dirigida a deportistas, dirigentes y técnicos del deporte, políticos, profesionales de la comunicación deportiva y empresas del sector, pretende contribuir a la promoción y desarrollo del deporte como ocio, salud, formación, integración y prevención de malos hábitos en la juventud.
María Neira, nacida en La Felguera (Asturias) es directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS. Ha estado en Las Palmas de Gran Canaria en un congreso mundial de Nutrición para hablar de dos de las epidemias que alarman a la Organización Mundial de la Salud (OMS): la obesidad y la desnutrición. Es parte de una incesante actividad que la mantiene tan ocupada que, a veces, mezcla sitios y planes, y lo corrige con humor.
Pregunta. ¿Está relacionado el nivel de ingresos y la obesidad?
Respuesta. Hay países de ingresos bajos o medios en los que conviven las dos epidemias: la obesidad y la subnutrición. Es algo reciente que está relacionado con el ansia de mejorar socialmente, que conduce a alguien que pasó hambre a tener tendencia a mostrar que está bien nutrido. Uno de los países más impactantes es China, con lo que conocemos como niños buda. Poblaciones pobres que en menos de una generación han criado hijos únicos, cambiándoles la alimentación, sobrealimentándolos y que se convierten en niños obesos. La curva indica tendencia de crecimiento importante. Hay ciudades de Nigeria y Sudáfrica en las que las cifras son compatibles a países desarrollados aunque conviven con la desnutrición. También México, donde el crecimiento de la obesidad es alarmante.
P. ¿Cómo queda España?
R. Tenemos cifras y desafíos similares al resto de países del entorno. Comer en España es parte de nuestra sociedad, y tendríamos que explotarlo mucho más. Es una garantía de prevención de la obesidad. Tomarse su tiempo para comer previene el sobrepeso: se tiene más sensación de saciedad, se come más despacio y hay más variedad en los alimentos. Deberíamos aunar la política social y lúdica y entenderlo como una oportunidad, e ir más allá para ser fuéramos el modelo del slow food, el comer despacio alimentos producidos localmente.
P. ¿Cómo se puede prevenir la malnutrición infantil que hay ya en España?
R. Con programas en las escuelas para que se pueda incluir en el currículo más información sobre alimentación para los niños. Por ejemplo, hay que poner en marcha políticas destinadas a que los niños beban más agua. Se han hecho encuestas y, cuanto más bajo el nivel socioeconómico de los niños, más bebidas empaquetadas llevan.
P. ¿Quién está fallando?
R. Está claro que la educación es fundamental. Es verdad que se pone la responsabilidad en la familia, pero si los padres no tienen la formación y medios adecuados, lo más fácil va a ser que compren alimentos asequibles, con menos nutrientes y más grasas saturadas. Se está viendo ya que en Europa que la pobreza está ligada al sobrepeso. P. ¿Es la desnutrición el problema más grave de la población mundial? R. Por supuesto. Es un problema ético, de derechos humanos, moral; es vergonzoso que siga habiendo hambre.
P. También hay una relación demostrada entre la obesidad y la ciudad.
R. Las ciudades están diseñadas de tal forma que son una jaula de sedentarismo. El acceso a la alimentación es diferente que en las zonas rurales. Los alimentos más asequibles son normalmente procesados y con más grasas saturadas, mientras que el acceso a productos frescos y saludables son más caros y menos accesibles. En 20 años, el 70% de la población vivirá en núcleos urbanos. Si no contribuimos a diseñar esas ciudades del futuro, serán trampas mortales y lugares que favorecerán los factores de riesgo que conducen a la obesidad. Y vamos a perder oportunidades para promover la salud.
P. ¿Están concienciados los dirigentes del cambio necesario?
R. Cada vez se usa más el concepto de ciudad saludable. Ahora mismo este concepto tiene que ir un poco más allá, tenemos que hablar de polución, de transporte sostenible, de parques, de zonas verdes con producción de alimentos, de pasillos para que la gente pueda caminar y tenemos que hablar de edificios pensados en la salud.
P. La contaminación también causa muertes.
R. El aire que respiramos se está convirtiendo, junto a la obesidad, en uno de nuestros peores enemigos. La obesidad nos lleva a un síndrome metabólico que hace que enfermedades como la diabetes y cardiovasculares estén más presentes. La exposición al aire contaminado representa siete millones de muertes al año. Los ciudadanos de las grandes ciudades del mundo saben bien.
P. ¿Hay ciudades referentes en políticas saludables?
R. Es una cultura que está muy adentro de los escandinavos. En Estocolmo, por ejemplo, los ciudadanos consideran que una persona joven que se desplaza en coche, por muy pudiente que sea, es un pobre diablo. Cuanto más nivel intelectual, social y económico tienes, con más razón se practican políticas ambientalistas y se contribuye a nivel individual a no generar contaminación y a un desarrollo sostenible.
P. ¿No están vinculadas estas políticas a la ideología, al relato izquierda- derecha?
R. Estas políticas están vinculadas a la inteligencia. Son políticas saludables. Hemos tenido sorpresas, como cuando Arnold Schwarzenegger era gobernador de California, es una persona muy conservadora, pero tenía políticas ambientalistas muy avanzadas.
P. En España, ¿Qué ciudades destacaría por cuidar la salud de sus ciudadanos?
R. Me gusta señalar a Vitoria, Bilbao o Avilés como ejemplo, pero no tanto por lo que representan, sino por de dónde venían.
P. ¿No chocan la austeridad en la obra pública y los intereses sanitarios?
R. No. Una inversión en una ciudad saludable no es ni más cara ni requiere más recursos. Lo que se estaría haciendo es prevención primaria. Ocurre que hay que tener la visión de todo esto y no siempre los dirigentes la tienen. Si evitas la exposición al aire contaminado, vas a ahorrar muchas enfermedades crónicas que son muy caras, por no hablar de las consecuencias en la vida del paciente. Invertir en prevención primaria es baratísimo, es muy coste-eficiente. Pelear contra aquellos que no tienen la visión clara es nuestra lucha diaria.
A grandes rasgos, se podría decir que el peso de una persona es el resultado de un simple balance: las calorías que ingiere frente a las que gasta. Si entra más de lo que sale, se engorda; si no, se adelgaza. Hasta ahora, todos los estudios han puesto en el punto de mira en un eje de la balanza, lo que se come, pero varios estudios recientes indican que quizá esa visión no sea la correcta. El último se ha realizado en la universidad de Cambridge y la conclusión es clara: cada año, la obesidad se relaciona con unas 337.000 de los 9,2 millones de muertes que se producen en Europa; el sedentarismo se vincula con el doble de defunciones, 676.000. Lo ha publicado American Journal of Clinical Nutrition.
Los investigadores, liderados por Ulf Ekelund, de la unidad de Epidemiología de la universidad, se han basado en un macroestudio que ha seguido a 334.161 europeos (hombres y mujeres) durante 12 años. La cohorte estaba dedicada a la relación entre nutrición y cáncer, pero los datos han servido para extraer otras conclusiones.
“El mensaje es simple: un poco de actividad física al día puede producir evidentes beneficios en la salud de las personas que ahora son inactivas”, ha dicho Ekelund. “Aunque hemos encontrado que bastan 20 minutos para que haya una diferencia, en verdad deberíamos aspirar a más. La actividad física ha demostrado que tiene muchos beneficios para la salud, y debería ser una parte importante de nuestra rutina diaria”, ha añadido. Esos 20 minutos, dedicados a un paseo vivo, podrían consumir entre 90 y 100 calorías, y reducir el riesgo de muerte prematura entre un 16% y un 30% en el grupo de los inactivos, aunque todos, incluidos los obesos, notan su efecto beneficioso.
Este trabajo está en línea con otros recientes, como el español Anibes (Antropometría, Ingesta y Balance Energético en España), del que aún solo se conocen unos primeros resultados. En ellos se constata que, aunque la ingesta de calorías ha ido cayendo (ha pasado de las 3.008 calorías en 1964 a las 1.820 en 2013) el sobrepeso ha ido en aumento y, según la Encuesta Nacional de Salud, ya afecta al 53,68% de los adultos. Otros estudios, como uno sobre el consumo de azúcar, también indican que no hay una relación entre la ingesta de este alimento —que se mantiene bastante estable en Europa— y el aumento de la obesidad.
La explicación al aumento de peso con las complicaciones sanitarias que ello supone tiene que estar, por tanto, en el otro lado de la balanza: en el ejercicio. Según la misma encuesta, un 40% de la población española se declara sedentaria (un 46,6% de las mujeres y un 35,9% de los hombres). De ellos, alrededor del 16% admite que no realiza ninguna actividad física, y el 20% afirma que solo la practica de forma moderada. "Se trata de un estudio europeo muy riguroso que viene a confirmar lo ya propuesto en otros estudios anteriores, así como lo que se viene comentando desde hace años: hasta el momento se ha hecho más énfasis en el tratamiento de la obesidad que en el de sus determinantes", afirma en un correo Marcela González-Gross, catedrática de Nutrición Deportiva y Fisiología del Ejercicio de la Universidad Politécnica de Madrid. "En los planteamientos de Salud Pública actuales, la actividad física ha sido la gran olvidada, pero se está viendo que poco a poco va alcanzando protagonismo". "De todas formas, el estudio se centra en la realización de al menos 20 minutos de actividad física para reducir la mortalidad prematura, pero si el tiempo de actividad se incrementa ligeramente y se realizan al menos 30 minutos, no sólo se reduce esta mortalidad, también se incrementa la calidad de vida. Es importante añadir años a la vida, pero también vida a los años".
El reciente fallo del Tribunal Europeo de Justicia en el que reconoce que la obesidad “puede constituir una discapacidad” laboral ha vuelto a poner en primer plano uno de los mayores problemas de salud de los países desarrollados y emergentes con graves implicaciones sobre el futuro de la actividad económica. El reconocimiento del exceso de peso como “discapacidad” obligaría a las empresas, por ejemplo, a proveer de espacios de trabajo más amplios a estos empleados, asignarles tareas más livianas, o habilitar zonas de aparcamiento apropiadas. Y, si se tiene en cuenta que en torno al 20% de los hombres y un 23% de las mujeres europeas son obesos, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cuestión del sobrepeso asoma como un factor de fricción en las relaciones laborales a medio plazo.
Por primera vez en la historia de la humanidad, hay más personas con exceso de peso que desnutridas. Unas 2.100 millones de personas en el mundo sufren de sobrepeso, entre los que se incluyen 670 millones que padecen obesidad. Si la cifra total ya representa en torno al 30% de la población mundial, un informe de la consultora McKinsey augura que el número se elevará a la mitad de los habitantes del planeta en 2030. “La obesidad está en ascenso en los países desarrollados y, ahora, está también presente en las economías emergentes”, sostienen los expertos de la consultora, que afirman que el problema no sólo se agudiza rápidamente, sino que será cada vez más difícil de revertir. “Solo un plan que ataque en varios frentes, desde el tamaño de las porciones de los alimentos, pasando por el control sobre la comida rápida, hasta el estímulo del ejercicio físico y la educación alimentaria, entre otras cuestiones, podrá empezar a frenar la crisis”, dicen en McKinsey.

En España,según datos de Naciones Unidas,un cuarto de los adultos padece problemas de sobrepeso y obesidad. Si se mide sólo entre la población económicamente activa, el porcentaje ronda el 50%, según la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO).
El impacto de la obesidad en la economía mundial se calcula en torno a los 2 billones de dólares, equivalentes al 2,8% del producto interior bruto (PIB) global, según McKinsey. La gravedad del problema está a la altura del tabaquismo, la violencia armada o el terrorismo; y sus consecuencias se expanden a muchas áreas de la economía, desde los costes sanitarios —públicos o privados—, pasando por la caída de la productividad y el aumento del absentismo laboral, hasta un mayor consumo de alimentos y energía.
En EE UU, por ejemplo, el coste anual de la obesidad en función de la productividad para las empresas asciende a 153.000 millones de dólares, según la consultora Gallup. En Europa, la cifra ronda los 160.000 millones, según un informe de Bank of America-Merrill Lynch. Un estudio realizado hace cuatro años por los expertos de la Clínica Mayo de EE UU calculó que si el tabaquismo aumenta los costes de la atención sanitaria un 20% cada año, la obesidad eleva ese porcentaje al 50%.
El mismo centro médico, así como las universidades estadounidenses de Duke y Cornell, han dedicado recursos a estudiar el impacto del exceso de peso en las empresas del país norteamericano. Los diferentes estudios han calculado que el ausentismo laboral derivados de la obesidad elevan los costes de las empresas en 6.000 millones de dólares anuales mientras que la menor productividad de estos mismo empleados incrementa esa pérdida en otros 30.000 millones. El problema no solo afecta a la empresa; también al trabajador, puesto que las personas obesas tienen menos probabilidad de ser contratadas e incluso cobran menos, sobre todo en el caso de las mujeres.

El problema cuesta en productividad en Europa 160.000 millones de dólares

Aunque en países industrializados como EE UU y Reino Unido, entre los más afectados por la crisis, han florecido las campañas gubernamentales y privadas para estimular hábitos que ayuden a paliar el problema, la mayoría de las empresas aún no son conscientes de la importancia de impulsar programas internos para estimular al menos el cuidado de la alimentación y el ejercicio físico. La mayoría de los expertos coinciden en que las empresas deben subvencionar los programas de adelgazamiento, los medicamentos antiobesidad que puedan necesitar los empleados e invertir en el rediseño del lugar de trabajo (sala de ejercicios, comedor, máquinas expendedoras con productos saludables, etcétera). Amplios planes contra la obesidad tendrían un coste de entre 20 y 30 dólares anuales por persona en países como Japón, Italia, Canadá o Reino Unido, según la OCDE.
La obesidad tiene, además, otras implicaciones. La aerolínea australiana Qantas ha calculado que el peso de los pasajeros adultos se ha incrementado en dos kilos desde 2000, lo que supone un coste extra de un millón de dólares al año en combustible. Samoa Air, por ejemplo, es la primera en cobrar a sus pasajeros según su peso. El fabricante aeronáutico Airbus ya ofrece asientos más anchos para su modelo A320 y varias compañías constructoras de autobuses y trenes estudian hacer lo mismo. En el sector del automóvil han calculado que los pasajeros obesos aumentan el consumo de gasolina en millones de litros anuales, solo en EE UU. Por su parte, la Universidad de Buffalo (Nueva York) ha constatado que las personas sin exceso de peso son un 70% más propensas a usar el cinturón de seguridad que los obesos, lo que reduce la gravedad y coste de los accidentes.

Un cuarto de los españoles tiene esta dolencia; un 30% en todo el mundo

Un reciente estudio de los profesores Núria Mas (IESE) y Joan Costa (London School of Economics), titulado Globesity? The Effects of Globalization on Obesity and Caloric Intake, hace la correlación entre la globalización y la obesidad. “La obesidad es un fenómeno complejo que implica tanto aspectos económicos como sociales”, dice Mas. “Nosotros observamos que las normas sociales y culturales tienen un impacto fundamental sobre la obesidad. Los elementos de la globalización social que más efecto tienen sobre la obesidad son los flujos de información y los contactos personales. Hay evidencias que indican que el grupo de personas con quien comemos o con quién nos relacionamos tiene un impacto sobre como y cuanto ingerimos. De hecho, ya se habla de un “entorno obesogénico” que propicia la obesidad si se siguen sus normas sociales: por ejemplo, el tiempo que se tarda en comer, el tamaño de las porciones, etcétera”, añade.
El mundo está cambiando... y tal vez, demasiado deprisa para nosotros. En las primeras etapas de las sociedades industriales europeas la duración nual del trabajo era de unas 3.500 horas, mientras que a finales del siglo XX dicha duración oscilaba entre 1.699 y 1.800 horas anuales. Hace un siglo, un tercio de la energía gastada en fábricas y granjas de EE UU era de origen humano y actualmente menos del 1% del total de esta energía proviene de la fuerza muscular del hombre. El avance tecnológico y los cambios experimentados en los modelos de producción, han favorecido una mejora clara en nuestras condiciones de vida, pero a la vez un aumento de la inactividad física de forma espectacular.
El ser humano es un animal básicamente dinámico y, por lo tanto, la vida sedentaria podría considerarse como un comportamiento antinatural. Lo curioso, desde un punto de vista evolutivo, es que hoy día a menudo nos cuestionemos "si no será malo" realizar mucho ejercicio. Sin embargo, la pregunta más frecuente debería ser ¿qué puede representar para la versátil máquina humana el sometimiento a prolongados períodos de desuso"?

MÁS ACTIVOS, MÁS INTELIGENTES

Analizando el impacto entre la población infantil y juvenil los datos son desalentadores. En Europa los niveles de actividad física de chicos y chicas de 15 años son un 50% menor de los que tenían a los nueve años de edad (48% de reducción en chicos y 54% en chicas). Para los chicos norteamericanos, esta reducción alcanza el 75% en los mismos grupos de edad. En el caso de China, los niños y niñas se mueven de media tan sólo unos 20 minutos al día en el cale, y para el 92% de ellos, esta es su única actividad física diaria. Estos niños y niñas inactivas tienen una tendencia mayor a sufrir sobrepeso y obesidad y, asociado a ello, un menor rendimiento académico, comparados con sus compañeros físicamente activos. Como adultos, este será un factor crítico que afectará negativamente a su salud y potencialmente a sus ingresos económicos a lo largo de su vida laboral. Además, sus empleadores deberán asumir unos costes sanitarios más elevados y una productividad menor. Es decir, las evidencias indican que la innovación y el progreso económico tienen como efecto negativo el incremento exponencial del estilo de vida sedentario. ¿Y por qué? Pues porque este modelo inactivo de comportamiento produce a su vez un incremento exponencial en la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares y metabólicas. Un estudio reciente publicado en Lancet estima que un 9% del total de muertes prematuras en el mundo se atribuyen a la inactividad física, y podrían ser fácilmente evitables. De hecho, un grupo de investigadores encabezados por el prestigioso Dr. Steve Blair ha reconocido que la inactividad física es, sin lugar a dudas, el principal problema de Salud Pública del siglo XXI. Ahora bien, moverse siempre tiene premio. La actividad física tiene efectos beneficiosos sobre la mayoría de enfermedades crónicas (cardiovasculares, metabólicas, músculo-esqueléticas), y estos beneficios no se limitan a prevenir o detener la progresión de la enfermedad, sino que también incluyen mejoras sobre la capacidad física y la calidad de vida. Y esto es muy importante en todas las etapas de la vida. Un grupo de investigadores coreanos han publicado un estudio realizado con 75.000 estudiantes, de 15 años de edad, en donde analizaban si el número de clases de educación física que recibían los adolescentes en sus colegios tenía relación con el rendimiento académico de los mismos y de qué tipo. Los resultados obtenidos indican que los alumnos que realizaban más de tres sesiones por semana de educación física en el colegio tenían unos mejores resultados en rendimiento académico. La mayor parte de economistas en el mundo están de acuerdo en que el capital humano está en el centro de crecimiento económico, y en la medida en que ese capital es desarrollado y fortalecido sirve como un indicador de una economía saludable. Lo que parece haber pasado inadvertido es que la actividad física acelera el desarrollo de muchas dimensiones de ese capital humano de una forma única e integral, y por ello, es tan determinante fomentar un comportamiento activo entre nuestros niños y adolescentes.

MAXIMIZAR EL POTENCIAL HUMANO

Hacerlo, de forma organizada, y con recursos suficientes, ofrecerá beneficios incalculables a esta nueva generación y a las siguientes, que podrían resumirse en términos de capital para cada participante. Capital físico, obteniendo beneficios en su salud e influyendo positivamente en futuros comportamientos saludables. Capital emocional, disfrutando de los beneficios psicológicos asociados a un comportamiento activo. Capital individual, desarrollando el carácter de cada persona en valores, personalidad, habilidades sociales, etc. Capital social, facilitando la integración entre individuos, grupos y organizaciones. Además de capital intelectual, al mejorar las funciones cognitivas, lo cual facilitará los niveles de educación. Y capital económico, que se manifestará en ganancias específicas en términos de capacidad para obtener ingresos profesionales a lo largo de la vida, apoyados en un mayor y mejor rendimiento y productividad en el trabajo, junto con una reducción significativa de los costes sanitarios.
Considerados en su conjunto, estos beneficios son relevantes y profundos. Y en estos tiempos de búsqueda de estímulos económicos, sería justo reconocer que fomentar un comportamiento activo en las nuevas generaciones debería ser algo a lo que cualquier país debería comprometerse.
Haz click aquí para ver el artículo completo